OPINIÓN | Dennis Falvy: ¡Jugando para los buitres!

"El asunto es premiar a los bonistas mediante la preten­dida actualización de deuda con aplicación del Índice de precios al consumidor", comenta Dennis Falvy.
OPINIÓN | Dennis Falvy: ¡Jugando para los buitres!

Rebeca Diz, hace un extenso análisis de los Bonos Agra­rios, en el semanario Hilde­brandt del 22, y saca al fresco la actitud del exmagistrado del Tribunal Constitucional, Carlos Mesía, que no parece ser trigo limpio.

El asunto es premiar a los bonistas mediante la preten­dida actualización de deuda con aplicación del Índice de precios al consumidor. Algo irracional que estos aluden con ayuda de inescrupulo­sos economistas que buscan la suya sin tapujo alguno.

En archivos encuentro que en el expediente: 16999-2015, se imputó a Óscar Díaz Mu­ñoz, en el 36 Juzgado Penal de Lima, con la Jueza: Vilma Buitrón Aranda y el Fiscal: Galinka Soledad Meza Salas, un delito de falsificación de documentos en relación con la resolución de la for­ma de pago de los Bonos agrarios. Se señalaba que el 16 de julio de 2013, el Tri­bunal Constitucional (TC) emitió una sentencia en el caso de bonos de la reforma agraria. En acta del Pleno de esa fecha, consta quiénes hicieron mayoría y quiénes emitieron voto singular, uno de ellos Carlos Mesía.

Una semana después de la publicación de dicha sen­tencia y sus votos singula­res en la web del TC, Mesía dirigió una carta a Oscar Ur­viola, presidente del TC, di­ciendo que su voto presen­taba correcciones y pedía volver a votar. Se le respon­dió por carta del 1 de agosto de 2013 que lo publicado en la web correspondía a su voto singular, conforme a la votación que consta en la referida acta del 16 de julio, así que ya no podía emitir un nuevo voto.

Dos semanas después, Mesía dirige una nueva carta, esta vez al Secretario Relator, Óscar Díaz, pidien­do votar nuevamente y adjuntando un voto. Díaz trasladó dicha carta a Urvio­la ese mismo día, quien le respondió a Mesía, también en el día, en los mismos tér­minos que su carta del ante­rior mencionada.

En la sesión del Pleno del TC del 13 de agosto de 2013, el reclamo de Mesía sobre su voto singular fue tratado por todos los magistrados y acordaron, con la firma de Mesía, que dicho reclamo era un “caso cerrado”.

Dos años después, el Sr. Pretel, que dijo ser bonista y que la mencionada senten­cia del TC del 2013 le perju­dicaba económicamente, presentó una denuncia pe­nal alegando una supuesta irregularidad por las correc­ciones del voto de Mesía. Es decir, lo mismo que Mesía ya había reclamado en el TC el 2013 y que el TC dio por ce­rrado en agosto de ese mis­mo año.

A consecuencia de esta denuncia, el Juez, en di­ciembre de 2015, abrió instrucción a Oscar Díaz, Secretario Relator del TC de ese entonces, por delito de falsificación de documen­tos. En razón de los hechos denunciados, el Sr. Pretel no fue constituido por el Juez como agraviado, por lo que entró como agraviado Me­sía, con el mismo abogado de Pretel: César Azabache.

Después de dos años y medio de investigación, ha quedado acreditado que Os­car Díaz no cometió ningún tipo de irregularidad. Pero el buitre “Gramercy” se quiere aprovechar de esto.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: