La ruta para Cuba sin Fidel

Una semana de homenajes para el padre de la Revolución que puso a la isla en el radar del mundo.

La Habana (Agen­cias) – Fidel Castro es un símbolo que permanece­rá más allá de la muerte, pero su ausencia física provoca una enorme in­quietud en la población cubana.

La edad del presiden­te Raúl Castro (85 años) y la escasez de dirigen­tes jóvenes carismáti­cos sitúan a la isla en una disyuntiva muy delicada justo cuando el polémico Donald Trump llega a la Casa Blanca.

UNA SEMANA DE HOMENAJES

Una Cuba en duelo se preparaba para una se­mana de ceremonias y procesión por la despe­dida de Fidel Castro. Los funerales del Comandan­te se extenderán hasta el domingo 4 de diciembre, cuando sus cenizas serán inhumadas en Santia­go de Cuba, cuna de la rebelión que lo llevó al poder en 1959.

El traslado de los res­tos de La Habana a Santiago, distante a unos 900 km, llevará cuatro días y apunta a convertirse en una mo­vilización de millones de cubanos.

El primer homenaje fú­nebre será hoy en la em­blemática Plaza de la Re­volución de La Habana, cuyo acceso comenzó a ser controlado el sábado por la Policí

 ¿FIN DEL DESHIELO?

La muerte del Coman­dante provoca temor en los cubanos a que el nue­vo presidente electo de la mayor economía del mundo, Donald Trump, dé un portazo a los em­brionarios vínculos co­merciales y turísticos, desandando dos años de acercamientos.

En sus declaraciones por la muerte de Fidel, el magnate lo calificó de “dictador brutal”, y en el tuit de su vicepresiden­te, el ultraconservador Mike Pence, se amena­za la normalización re­laciones diplomáticas

Además, el jolgorio en las calles de Miami indi­ca que no existen puentes. Con un presidente bocazas e imprevisible y un Con­greso en manos republica­nas, hay pocas esperanzas. Vuelven los tiempos duros.

CONTINÚAN LAS REFORMAS

A la sombra de su her­mano, Raúl Castro puso en marcha un lento proce­so de reformas para evi­tar la quiebra de Cuba sin abjurar jamás del socia­lismo.

Entre otras varias medidas, autorizó em­prendimientos privados e inversión extranjera.

La muerte de Fidel Cas­tro “probablemente acele­rará las reformas económi­cas”, estimó Jorge Duany, director de un instituto de investigación sobre Cuba de la Universidad Interna­cional de Florida.

DISIDENTES ESPERAN UN GIRO

Por primera vez en 13 años, el principal grupo disidente de Cuba decidió no convocar a su habitual marcha en La Habana tras la muerte de Fidel Cas­tro, dijeron sus dirigen­tes, convencidos de que la desaparición del histó­rico líder revolucionario marcará un punto apar­te para la isla de gobierno comunista.

“Que lo velen en paz y tranquilidad, para que no tengan un argumento y digan que salimos a pro­testar o a hacer una pro­vocación a las calles”, señaló a la AFP Berta So­ler, líder de las Damas de Blanco.

“Todos van a dar un giro, incluyendo nosotros (los disidentes)”, dijo el activista opositor Antonio Rodiles. “Desaparece esta sombra, ese gurú, y ahora todo lo que hace Raúl Cas­tro tiene que asumirlo él mismo”, agregó.

 NO A LA VIEJA GUARDIA

 En 2013, Raúl Castro anunció que se retirará al finalizar su actual periodo en 2018, y por primera vez designó a un heredero que no pertenece a la estirpe revolucionaria de los Castro: Miguel Díaz Canel, de 56 años. Al parecer la llamada vieja guardia quedará lejos del poder.

TE PUEDE INTERESAR:

TAMBIÉN PUEDES LEER: