La insoportable levedad

“Elegir el peso es tallar día y noche, noche y día, las propias acciones; es un nivel agudo de conciencia"
La insoportable levedad La insoportable levedad

Todos deberíamos plantearnos la disyuntiva entre llevar estilos de vida leves o pesados, piensa Milan Kundera, y tanto la levedad como la pesadez cuentan con razones a favor y en contra. Si se elige ser leve, el mundo social y las circunstancias se hacen fugaces, arenilla que el viento sopla y mueve a su antojo, y se puede ejercer una cómoda filantropía efímera de narices tapadas. Ser leve es dejar que la política siga girando, pues seguirán naciendo los niños con enfermedades congénitas y los amigos de la CONFIEP harán más de lo que saben. Ser leve es guardar las manos en los bolsillos, sabiendo que el sistema seguirá triturando a más generaciones de familias, sabiendo que las condiciones de trabajo son más y más misérrimas.

Si se elige el otro cuerno del dilema, la pesadez, cada día, hora e instante las acciones realizadas u omitidas, lejos de imperceptibles, serán digeridas por cuatro estómagos. Elegir el peso es tallar día y noche, noche y día, las propias acciones; es un nivel agudo de conciencia, pero también de auto-tortura, es cargar el mundo buscando una vida menos vacía, una vida clavada en acciones. Si soy obrero y me adhiero a una de las parroquias que el Opus Dei designa a los explotados, entonces trasmito resignación a mi sociedad. Si estoy enamorado y quiero casarme y me encamino al altar, contagio a mi sociedad de la creencia caramelizada de la vida conyugal.

 

Difícil elección

No es fácil elegir la levedad o la pesadez; no podemos experimentar previamente qué tipo de vida queremos llevar y más bien aparecemos con unos instintos ciegos y sordos, y encima arrogados en un tipo familia, escuela y sociedad que van tajando nuestras cabezas.

Para salvar el «libre albedrío» se creyó que el hombre no estaba determinado, incluso, contra las pruebas empíricas, se sostuvo que el determinismo debía de ser falso en el ser humano. Pues bien, en el 2003, Daniel Dennett, filósofo que estudia el darwinismo y las neurociencias, publicó Freedom Evolves y sostiene que la libertad existe como el lenguaje, la moral y la conciencia: fruto de la evolución y en grados.

De la investigación de Dennett, resulta que gracias al determinismo podemos ser libres, tomar decisiones y apuntar a un tipo de vida en el futuro. ¿Cuál ha sido, entonces, el espantajo sobre el determinismo en occidente? Creer que si el mundo tiene regularidades, si las estaciones del año se suceden, entonces el ser humano se encontraría entornillado en coordenadas históricas, sociales psicológicas y genéticas. Pero Dennett ve que el determinismo permite que llevemos a cabo acciones para modificar y planear nuestras vidas. Si soy miope, entonces me conviene usar anteojos. O sea, el determinismo lejos de encadenarnos a los caminos que cruzaremos, lejos de ser un tablero inmóvil fatalmente sobre nosotros, aquel monstruo que ha quitado el sueño a los beatos, nos proporciona en buena cuenta las herramientas para evitar desgracias y estupideces.

Capacidad de elegir

Las investigaciones científicas rechazan la existencia del «libre albedrio» (un serafín en nuestro cerebro aleteando en un universo regido por causas y efectos), pero sí existe la libertad interpretada como capacidad de elegir. Veamos.

Ulises quiso ver a las sirenas y escuchar sus eróticos cánticos, pero no quiso morir, como muchos otros navegantes que atraídos por ellas, jamás escaparon de sus brazos. Ulises siguió el consejo de la hechicera Circe; la tripulación se tapó los oídos con cera y Ulises se ató al mástil y ordenó que dijera lo que dijera, lo mantuvieran atado. No suprimió ni sus deseos ni sus pasiones. Es verdad que este tema alcanza niveles filosóficos cuando nos damos cuenta que los criterios para elegir entre la levedad o la pesadez, entre el quietismo o la aventura han sido empernados y engastados desde nuestra niñez, y el determinismo parece aplastar a la libertad. Pero podemos obligarnos a nuevas experiencias, podemos elegir ser menos obtusos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: