CULTURAL | La yunza: Tradición de Carnaval

Ritual en que se dan cita el barrio, la vecindad, el distrito y la ciudad.

Por Giancarla Di Laura*

Como en todo verano peruano, siempre se celebra la fiesta del carnaval. En distintas regiones y provincias le dan una nueva tonalidad, pero el objetivo es el mismo, la celebración de un rito que va más allá de una simple camaradería sino de una fiesta a la tierra donde después podamos obtener toda su energía a lo largo del resto del año, donde los regalos los obtendremos a diario.

Una fiesta en pleno verano, la yunza se celebra tradicionalmente en la zona alta andina de nuestro bello Perú. También conocido como en muchas provincias como “tumba monte”, la fiesta consiste en que una pareja baile alrededor de un árbol de capulí o eucalipto en la sierra, o de sauce o huarango en la costa. Es así como en muchos sitios costeros se celebra la yunza.

La copa del árbol está adornada por serpentina de colores, globos, regalos y objetos brillosos llamativos, los cuales se reparten entre las parejas concurrentes y el público cuando el árbol se cae después de haber bailado por horas. Los participantes deben de cortar la rama para que esta se caiga y así poder agarrarse los ornamentos. Los participantes deben bailar al son de la música diversas canciones, mientras que les tiran agua, talco, entre otras cosas. Ellos deben bailar sin cesar por turnos hasta que una pareja bote el árbol y así gane el concurso.

Amenizado por distinta música regional, acompañados de un trago local o de una cerveza, todos los participantes van degustando y celebrando este momento porque después vendrá el tiempo de la penitencia. Como en el antiguo carnaval que se celebraba justo el martes gordo, cuando se elegía el rey feo, y de esa manera todos teníamos igualdad de oportunidades, la yunza busca celebrar un rito en el cual se une el barrio, la vecindad, el distrito o la ciudad.

Grandes viandas acompañan también esta fiesta y celebran entre bailes y música la camaradería y la penitencia, ya que se encuentra el elemento religioso. Tal vez la similitud se halla en los excesos y en la imagen del mundo al revés. Sin embargo, esta perspectiva de vida muestra muy bien la actualidad en la que vivimos, donde todos tendríamos que ser iguales sin importar el género, ni la edad y mucho menos la raza.

Esta fiesta ha sido retratada en muchos textos artísticos, principalmente en algunos cuentos andinos de Enrique López Albújar (1872-1966).  Como sabemos, muchos relatos de su obra literaria tratan la presencia de las tradiciones de la costa y las imágenes negras. Asimismo, existe un libro de poesías, De la tierra brava, poemas “afro-yungas” (1938) en el que se encuentran las imágenes de las fiestas tradicionales, especialmente de la yunza.

En la actualidad, en Chincha se sigue celebrando la yunza, donde los hermanos Ballumbrosio amenizan y organizan de una manera espectacular este rito en el que se recuerda nuestras raíces de pueblo animista que cree en los pagos a la tierra, y en el cuidado recíproco. Acaba de celebrarse esta fiesta en El Carmen, Chincha. Sé que este 18 de marzo se celebrará en Lima la fiesta de la yunza, así que si pueden ir, ¡bienvenidos sean!

TE PUEDE INTERESAR

TAMBIÉN PUEDES LEER: