OPINIÓN | Víctor López García: Las izquierdas en su laberinto

Comparten también sus compromisos con el régimen cubano de los hermanos Castro y con el denominado Socialismo del Siglo XXI liderado por Hugo Chávez.
OPINIÓN | Víctor López García: Las izquierdas en su laberinto OPINIÓN | Víctor López García: Las izquierdas en su laberinto

Por supuesto que hago referencias a las izquierdas socialistas y comunistas, que se expresan en nuestro país en sus diversas expresiones.

 

  1. Moderadas (Frente Amplio del congresista Arana, Nuevo Perú de Verónika Mendoza y Marisa Glave, Juntos por el Perú, donde están el Partido Humanista –que tiene la inscripción– de Yehude Simon, Patria Roja que maneja el SUTEP y la millonaria Derrama Magisterial, Fuerza Social de la exalcaldesa Susana Villarán y Ciudadanos por el Cambio conducido por Salomón Lerner, muy pegado con el Partido Nacionalista de la pareja presidencial Humala-Heredia.

 

  1. Radicales como Gregorio Santos, aliado con Andrés Alcántara, con la inscripción de Democracia Directa y Vladimir Cerrón, que también cuenta con la inscripción de Perú Nación.

 

  1. Extremistas como Antauro Humala, que no tiene partido inscrito pero que podría conseguirlo aliado con los radicales.

 

  1. Terroristas como las varias manifestaciones orgánicas de Sendero Luminoso (Movadef y otros) y el MRTA que también tiene lo suyo.

 

Todos ellos comparten identidades con las bases ideológicas del marxismo, leninismo, maoismo, trotskismo, castrismo, guevarismo, polpotismo, y demás ismos que alguna vez consideraron como sus referentes fundamentales y fundacionales de sus respectivas colectividades políticas. Igualmente, comparten sus admiraciones con los fracasados modelos comunistas que se derrumbaron en 1989 y que demostraron ser regímenes totalitarios y policíacos, ineficientes y corruptos que coactaron la libertad, la democracia y la justicia; y terminaron siendo países atrasados superados por las naciones capitalistas con las que quisieron competir en términos de desarrollo económico y progreso social. Comparten su admiración pasada con todas las formas de lucha armada mundial y latinoamericana de izquierdas; al punto que frente a Sendero Luminoso y el MRTA se hicieron los indiferentes o se pusieron de costado o simpatizaron inicialmente o condenaron tardíamente. Comparten también sus compromisos con el régimen cubano de los hermanos Castro y con el denominado Socialismo del Siglo XXI liderado por Hugo Chávez antes y ahora por Nicolás Maduro, que ha terminado por destruir a Venezuela en todos sus componentes; al punto que ya hay una “situación de crisis humanitaria” una de cuyas muestras es la migración de cientos de miles de personas que están llegando a los países vecinos, como el Perú, en busca de satisfacer sus necesidades básicas y mejorar sus condiciones de vida. Comparten su silencio o indiferencia frente al drama de la tierra de Bolívar, porque además de creer que allí se estaba construyendo la “patria socialista”, en su momento fueron ayudados como los nacionalistas (para ganar las elecciones como por Lula y el Partido de los Trabajadores; tal y como se ha demostrado en la megacorrupción de Odebrecht). Y porque también fueron visitantes asiduos haciendo turismo político, financiados y apoyados en sus proyectos colectivos e individuales que los convirtió en ayayeros de estos esperpentos. Comparten plenamente su antiaprismo histórico e histérico que siempre les disputó con éxito el campo popular desde la izquierda democrática (que es la única lúcida y coherente que está vigente a nivel global) y su antifujimorismo radical de los últimos años; ambos con réditos políticos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: