OPINIÓN | Ántero Flores-Áraoz: Ahogo en EsSalud

“La atención es retribución por los aportes que se pagan, y si ellos no se sufragan, EsSalud no tendría motivo para atenderlos…”

Por Ántero Flores-Áraoz / expresidente del Congreso de la República.

Los trabajadores asegurados obli­gatorios en EsSalud, así como los facultativos, e incluso los fami­liares dependientes con carácter de derechohabientes, reclaman por el servicio de EsSalud, por las colas que tienen que efectuar para que se les asigne día y hora de consulta, y ni que decir de las distantes fechas para exámenes vinculados con rayos X, tomogra­fía, ecografía, análisis especiales y otras evaluaciones complejas.

A los críticos no les falta razón, cierto lo que dicen, pero también hay que destacar los esfuerzos de nuestra seguridad social para revertir la situación. Ha comen­zado incrementando los turnos de atención al público, así como derivar a los enfermos no graves a postas médicas, puestos asis­tenciales y policlínicos para su atención. Con ello se debería destugurizar las emergencias de los hospitales y tener más camas disponibles para quienes necesitan tratamientos es­pecializados y quirúrgicos.

Juega en contra de una oportuna y óptima atención a los asegurados, el hecho de que demoren su regreso al hogar después de su hospitalización, debiéndose entender que los hospitales no son casas de reposo ni albergues, para ello exis­ten otras instituciones.

Los empleadores deben sufragar la cotización a EsSalud, que es del 9% de las remuneraciones que sufragan a sus tra­bajadores, empero, es el Estado, quien como empleador mu­chas veces no entrega las cotizaciones, pero le exige a la segu­ridad social que atienda a sus trabajadores y funcionarios. La atención es retribución por los aportes que se pagan, y si ellos no se sufragan, EsSalud no ten­dría motivo para atenderlos. En la práctica no los deja a su suerte.

Lamentablemente es desde el propio Estado que se afecta la eco­nomía de EsSalud, impidiéndole hacer las inversiones necesarias para estar al día en los avances científicos de la medicina.

Ejemplos de la acción estatal que daña la economía de la se­guridad social, es la ampliación de asegurados y sus derechoha­bientes, así como la reducción de la recaudación para EsSalud originada en liberar de la obli­gación de cotizar sobre las gra­tificaciones y aguinaldos que se entregan a los trabajadores en julio y en diciembre. Se ha redu­cido con ello 2 catorceavas par­tes del universo salarial anual, además de crear distingos con los trabajadores con remune­ración anual, en que si se cotiza por la integridad de ella. Hay información que solo el año pasado ha recibido EsSalud 800 millones de soles menos por ello.

Lo mencionado anteriormente se agrava cuando para algu­nas actividades se cotiza en forma reducida con solo el 4% de la retribución, y a veces ni siquiera del total retributivo. Por ejemplo, en la actividad agrícola, agroindustrial descentraliza­da y acuícola, y, peor aún en los trabajadores del sistema CAS, en que hay tope reducido para los aportes a la seguridad social. Ni que decir del pase de los trabajadores CAS de actividades vinculadas a la salud, al sistema general, lo que incrementará las obligaciones de EsSalud, sin que aumenten sus recursos.

Recuerden, al recortar ingresos a EsSalud, la ahogan.

 

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: