Toma de la explanada del Matute desata pelea entre barristas y evangelistas

Integrantes del movimiento El Aposento Alto irrumpieron en complejo y borraron símbolos de Alianza Lima, acto que desató la ira de los hinchas del club.

El estadio Alejandro Villanueva Gallardo o Matute, como se lo conoce, fue escenario de un violento enfrentamiento entre los hinchas del club Alianza Lima y los representantes de la iglesia evangélica El Aposento Alto, tras la toma de la explanada por parte del grupo religioso.

Eran poco después de las 3 a.m. cuando más de 1,500 integrantes de la congregación llegaron al complejo deportivo ubicado en la cuadra 8 de la avenida Isabel La Católica, en La Victoria. Así, con cánticos y arengas, reclamaron el terreno como propio y procedieron a borrar los emblemas del club con pintura. Además, de colgar un cartel religioso en uno de los portones.

Los videos difundidos por diversos medios de comunicación muestran cómo el grupo irrumpió en los ambientes con ayuda de escaleras. No contentos con eso, bloquearon los accesos con planchas de metal y madera, para luego atrincherarse en el área del hall.

Se desata la violencia

Siete horas después de la toma, una facción de la hinchada blanquiazul ingresó a las instalaciones para retirar a los evangelistas. Esa intención desató una violenta gresca con palos y piedras, que terminó con la detención de cuatro personas, identificadas como Julio Guevara Pescoran, José Rubén Caribay Sánchez, Jean Paytan Pacheco y Marco Godoy Hanco.

“Los evangelistas, los ‘traficantes de terreno’ han venido y nos han faltado el respeto. Han borrado nuestro mural, nuestra insignia, al Señor de Los Milagros”, acusó David Martínez, uno de los seguidores del club deportivo. El altercado también dejó un herido de nombre Carlos Ernesto Barrios (49), quien fue trasladado al Hospital Dos de Mayo.

Retoman la calma

Minutos después, un contingente de Policía Nacional retiró a los manifestantes, con el uso de bombas lacrimógenas, y retomó el control del ambiente. El jefe de la Región Policial Lima, general PNP Gastón Rodríguez, precisó que desde el último sábado tenían conocimiento que la iglesia evangélica iba a tratar de apoderarse de la explanada.

“Siendo un tema judicializado, lo que ha hecho la PNP es disponer la presencia de efectivos policiales en el lugar para evitar la alteración del orden público. No les estamos dando la razón a ninguna de las partes”, apuntó.

Dicen tener la razón                                                                        

El representante legal de la iglesia evangélica El Aposento Alto, el abogado Sandro Balvín, aseguró que la posesión del terreno no fue una medida arbitraria. “Somos propietarios inscritos en los Registros Públicos y en la Municipalidad de La Victoria. Contamos con nuestro título. ¿Cuando usted compra una propiedad va a necesitar una orden legal?”, sentenció. En este marco, detalló que el área en disputa, una parte del estadio, fue adquirida en el año 2016 y desde ese momento pasó a ser propiedad de la iglesia.

Por su parte, la abogada de club Alianza Lima, Liliana Campos, restó importancia a la legalidad de esa transacción, pues dijo que los vendedores habían muerto. “A nosotros nos ampara los 43 años de concesión y el Decreto Legislativo N° 19434, emitido el 6 de junio de 1972, en el que nos hacen entrega de la explanada como una donación”, anotó.

Finalmente, con el uso de espátulas, agua, esponjas y thinner, en horas de la tarde los aficionados limpiaron los muros que fueron pintados por la congregación.

Compra anticipada

En octubre del año pasado, el líder religioso de la iglesia evangélica, Alberto Santana, anunció la adquisición del estadio Alberto Villanueva, con el propósito de edificar allí un templo para acoger a su comunidad. “Actualmente contamos con más de 20,000 miembros a nivel nacional”, manifestó. Ese objetivo llegó incluso a tener un fundamento ‘divino’, ya que señaló que en un sueño un ángel le dijo que “lo comprara para salvar a los delincuentes y drogadictos”.

Comando Sur rechaza compra

Ayer, la barra principal de Alianza Lima, el Comando Sur, manifestó su rechazo por la compra del recinto deportivo y acusaron a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, de promover una cortina de humo. Ello debido a que ese mismo día tenía que presentarse en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Parlamento. Cabe indicar que el representante del grupo religioso, Alberto Santana, en el año 2016 apoyó la campaña presidencial de ese partido.

TAMBIÉN PUEDES LEER: