9 Oct, 2017

Tom Petty (1950-2017): Murió el sueño (del rock) americano

Petty, armado con un arsenal de relucientes guitarras Gibson y Rickenbacker de 12 cuerdas y ese aspecto fantasmal e irreverente, consiguió una leal base de seguidores

Alguna vez lo llamaron “salvador del rock’n roll”, a lo cual respondió, con su habitual honestidad: “No me veo como salvador de nada. Por un lado me siento halagado, pero toda esta expectativa nos ocasiona una enorme presión. Lo único que quiero es inspirar al público”. Y vaya si lo logró.

Petty, armado con un arsenal de relucientes guitarras Gibson y Rickenbacker de 12 cuerdas y ese aspecto fantasmal e irreverente, consiguió una masiva y leal base de seguidores, en tiempos en que el rock había sido desplazado por movimientos asociados a sus orígenes –punk, disco– que, paradójicamente, cuestionaban su legitimidad como manifestación musical de la juventud. “Solo estoy interesado en hacer buena música, estoy obsesionado maniáticamente con eso”.

 

Fiel a sus principios

Cínico y escéptico, perfeccionista y soberbio, así podríamos describir a este cantautor nacido en Gainsville, Florida, uno de los últimos rockeros norteamericanos realmente creíbles tras el verano del amor hippie. Pero si queremos destacar un rasgo de su personalidad, sería la fidelidad a sus principios: desde su enfrentamiento con George W. Bush que quiso usar, sin autorización, su exitazo I won’t back down (1989) durante una campaña política hasta las severas críticas a la industria musical de su álbum The last DJ (2002), Tom Petty siempre protegió celosamente su libertad creativa frente a amenazas de todo tipo.

 

The Heartbreakers

En 1970 fundó Mudcrutch, una oscura banda de country-rock, junto a Mike Campbell, Tom Leadon (guitarras), Benmont Tench (teclados) y Randall Marsh (batería). Luego de cuatro años el grupo se disolvió sin grabar nada pero Petty, Campbell y Tench siguieron como The Heartbreakers, que se completaron con Ron Blair (bajo) y Stan Lynch (batería). El quinteto debutó en 1976 y su ascenso fue vertiginoso. La electrizante guitarra de Campbell y el fino Hammond B-3 de Tench, sumados al pulso metronómico de Lynch y el tono profundo de Blair, complementaban perfectamente la voz rebelde de Petty y su talento para escribir poderosos riffs rocanroleros, conformando un puño cerrado dispuesto a defender el orgullo rockero norteamericano. Pero su camino no estuvo exento de problemas. Ron Blair dejó el grupo en 1982, pero regresó, dos décadas después, tras la muerte por sobredosis de su reemplazante Howie Epstein. Por su parte, Stan Lynch se alejó en 1994 por discusiones con Petty y fue cubierto por el experimentado baterista Steve Ferrone. Desde 1991, The Heartbreakers se convirtió en sexteto con la inclusión del guitarrista/tecladista Scott Thurston.

 

Traveling Wilburys

En 1985, la banda acompañó a Bob Dylan en la primera edición del Farm Aid, festival organizado por Willie Nelson, colaboración que inició una entrañable amistad. Tres años después Petty se unió a cuatro de sus ídolos/amigos -George Harrison, Roy Orbison, Jeff Lynne y Bob Dylan- en Traveling Wilburys, supergrupo que produjo dos extraordinarios discos (1988 y 1990). En el 2008, ya convertido en celebridad, Tom Petty reunió, por primera vez desde 1975, a los integrantes originales de Mudcrutch. Dos sólidos álbumes lanzados en 2008 y 2016 registraron este genuino acto de desprendimiento y lealtad hacia quienes lo acompañaron desde sus inicios.

La imagen, actitud y sonido de Tom Petty son herederos del rock y la psicodelia de bandas como The Beatles y The Byrds, como lo demuestran excelentes álbumes como Damn the torpedoes! (1979), Long after dark (1982), Full moon fever (1989), Echo (1999) o Mojo (2010), por mencionar solo algunos de sus 16 trabajos en estudio. La saga de Petty quedó plasmada en el documental Runnin’ down a dream (Peter Bogdanovich, 2007).

 

40 aniversario

En abril de este año, Tom Petty & The Heartbreakers iniciaron una gira para celebrar su 40 aniversario, interpretando desde clásicos himnos de indómito romanticismo como Refugee, The waiting, Even the losers o Listen to her heart y éxitos radiales como Free fallin’, Learning to fly, American girl, hasta los temas de Hypnotic eyes (2014), su última producción discográfica. El 25 de setiembre pasado cerraron una residencia de tres días en el legendario Hollywood Bowl de Los Ángeles con un show inolvidable.

“Esta será nuestra última gira”, dijo Petty. “Quiero pasar más tiempo con mi nieta”. Un sorpresivo ataque al corazón ocurrido el 3 de octubre, dos semanas antes de cumplir 67 años, truncó ese enternecedor proyecto. Con la muerte de Tom Petty muere también el sueño del rock americano.