14 Nov, 2017

Toledo quiso evadir el delito de colusión por caso Odebrecht

Juez Richard Concepción declaró infundado el pedido de excepción de improcedencia de acción que solicitó el expresidente

El expresidente Alejandro Toledo Manrique presentó ante el Poder Judicial una excepción de improcedencia de acción para que el Ministerio Público no lo investigue por el delito de colusión en el caso de la licitación de la Carretera Interoceánica Sur, sin embargo, Toledo Manrique no logró su objetivo, pues el juez declaró infundada la solicitud.

El magistrado Richard Concepción Carhuancho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, tras valorar lo expuesto por la defensa técnica del exjefe de Estado y lo objetado por el representante del Ministerio Público, concluyó que no existen suficientes elementos para que la excepción de improcedencia de acción se declare fundada.

Roberto Su, abogado de Toledo, sostuvo que su patrocinado no participó concretamente en la licitación de la Carretera Interoceánica Sur y que solo suscribió documentos a favor de esta concesión, pero no de manera dolosa.

Según el Ministerio Público, el líder del partido Perú Posible, en su calidad de jefe de Estado (2001-2006), habría intervenido directamente en la licitación de los tramos 2 y 3 de la Carretera Interoceánica a favor de Odebrecht a cambio de un pago de USD 35 millones.

Los argumentos del letrado fueron rechazados por el juez Carhuancho al considerar que en la solicitud presentada no estaba siendo evaluada la probanza de la imputación del investigado sino la imputación fáctica, considerando que los hechos señalados por la Fiscalía que implican en el delito de colusión a Toledo Manrique tienen contenido penal y están debidamente tipificados.

 

¿Hubo “coima”?

El representante de la Contraloría, que participa en el proceso como actor civil, explicó ante el magistrado que noviembre de 2004, Toledo se reunió con Jorge Barata y Josef Maiman, en el Hotel Marriott de Río de Janeiro. Ahí se le habría dicho a Barata que el pago por obtener las licitaciones sería de 35 millones de dólares a favor de Toledo. A cambio, el entonces presidente se encargaría de que los plazos no se posterguen, así como de la modificación de las bases para que estas solo favorecieran a Odebrecht.

Luego, Barata refirió que al final solo se pagó 20 millones de dólares. El 4 de agosto de 2005, la buena pro de la Interoceánica fue adjudicada a Odebrecht y compañía