OPINIÓN | Luis Felipe Laynes: Terremoto político

El país fue sacudido ayer por un fuerte terremoto político con epicentro en el Ministerio Público.La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, fue arrestada en la Físcalia

El país fue sacudido ayer por un fuerte terremoto político con epicentro en el Ministerio Público. Minutos antes de las diez de la mañana, la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Sofía Fujimori Higuchi, fue arrestada cuando ingresaba a la Fiscalía por tener en su contra una orden de detención preliminar como parte de la investigación que se le sigue por el presunto delito de lavado de activos.

La detención de la ex candidata presidencial se da en una coyuntura política sacudida además por una confrontación entre el Gobierno del presidente Martín Vizcarra con el Congreso de la República, de mayoría fujimorista, agudizadas en las últimas horas por las reformas constitucionales para ser sometida a referéndum, una de ellas sobre la bicameralidad cuestionada por el mandatario, pese a que contó con el visto bueno del jefe del Gabinete, César Villanueva, y del ministro de Justicia, Vicente Zeballos.

Keiko es investigada desde hace buen tiempo por presunto delito de lavado de activos, por recibir dinero supuestamente ilícito para su campaña electoral, entre ellos el aporte de un millón 200 mil dólares de Odebrecht. Ella ha alegado en todo momento inocencia ante tales acusaciones

En estos diez días que permanecerá detenida preliminarmente, el Ministerio Público deberá demostrar los cargos que se le imputan para continuar con la investigación preparatoria, en tanto que la hija mayor del expresidente Alberto Fujimori tendrá la oportunidad de demostrar que es inocente de todos esos cargos.

Según el mensaje del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, a través de las redes sociales, en los próximos días se vienen acciones importantes en el caso Lava Jato, y ello debe implicar la detención de otros personajes involucrados en casos de corrupción.  Según el titular del Ministerio Público las investigaciones están avanzando rápidamente y los resultados serán contundentes.

Hace unos días expresamos nuestro desacuerdo con las reacciones de burla expresadas en las redes sociales cuando el Poder Judicial anuló el indulto humanitario al expresidente Alberto Fujimori. Ahora decimos lo mismo. Dejemos que la justicia haga su trabajo y sancione a quien resulte responsable.  Es cierto que la justicia debe ser igual para todos, caiga quien caiga, pero se debe garantizar el debido proceso y prevalecer también la presunción de inocencia.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: