6 Dic, 2017

Susana Baca: “La música crea la globalización perfecta”

Susana Baca: “La música crea la globalización perfecta”
Susana Baca: “La música crea la globalización perfecta”

Entrevista: Jorge Tineo Rendón 

Una apasionada de la música que se emociona hasta las lágrimas frente al poder integrador del lenguaje universal, doña Susana Baca nos regaló una enriquecedora y amable charla que podría haberse extendido durante días. Ella participará como invitada especial en el concierto de la banda norteamericana de jazz instrumental Snarky Puppy, este jueves 7 de diciembre.

 

¿Cómo surge la amistad y colaboración con Snarky Puppy?

Bueno, lo que cuenta Michael (League, fundador del grupo) y otros integrantes de Snarky Puppy es que cuando ellos eran estudiantes de música en la Universidad de Austin, Texas, uno de sus maestros les hizo oír mis grabaciones y ellos se quedaron tan emocionados que se aprendieron las canciones que yo hacía y los fines de semana las tocaban en versiones instrumentales para ganarse unas monedas en varios clubes y pubs de su localidad.

 

Entonces ellos se acercaron a usted para trabajar juntos…

Michael me propuso grabar en un disco que ellos hicieron, Family dinner Vol. 2. Entonces fuimos hasta Nueva Orleans, justo en la época del Mardi Gras. Cuando les envié propuestas de qué canciones me gustaría grabar con ellos, Michael me las devolvió con unos arreglos que había hecho. Al escucharlos vi que para él y su banda era muy fácil expresarse en la música afroperuana, a diferencia de otros artistas norteamericanos con los que he trabajado, como el guitarrista neoyorquino Marc Ribot (Tom Waits, John Zorn, The Lounge Lizards) o el pianista John Medeski (del trío Medeski, Martin & Wood), a quienes se les hizo muy difícil entender nuestros ritmos, al punto que tenía que bailar un poco para que se dieran cuenta. Pero para Snarky Puppy no hubo ningún problema porque conocían la música desde hacía muchos años.

 

De qué manera le cambió la vida a nivel personal, más allá del tema de la fama, pasar de ser una artista local a convertirse en estrella mundial de la world music…

Cuando van llegando los contratos y vas viajando a distintas ciudades, ni siquiera sabes lo que está pasando, la vida te va brindando esos momentos increíbles con el correr de los años. Por ejemplo, en una oportunidad me tocó ir a Los Angeles a dar unas conferencias en universidades y unos jóvenes tocaron mi música y yo me emocioné hasta las lágrimas porque allí comprendí que estos jóvenes, que eran hijos de mexicanos viviendo allá, eran también hijos míos a través de la música y fue un descubrimiento muy hermoso. Me ha tocado ir a los festivales y escenarios más importantes del mundo en Inglaterra, Europa, África, EE.UU. y allí interpretar las canciones y poemas que hago. Yo he ido cosechando esas experiencias maravillosas. He sido una persona muy afortunada.

 

 

En sus discos hay obviamente música negra peruana, pero hay también otras cosas. La recuerdo a usted cantando ‘Las hojas muertas’ o temas de Björk ¿Qué escucha Susana Baca cuando está en su casa? ¿Cuál es su música favorita?

Escucho sobre todo a cantantes, hay algo en las voces que me emociona muchísimo. Yo escucho a Eladia Blásquez, Enrique Morente el cantor granadino, que cantó a Federico García Lorca con la música de Leonard Cohen de fondo, al escuchar eso quedo extasiada. Otra voz esencial, maravillosa, es la de Camarón de la Isla, el andaluz que tocaba a veces con Paco de Lucía. Es estremecedor escuchar a Susana Rinaldi cantar. Son esas voces profundas que no hacen bel canto sino el canto natural, desde la entraña. Silvio es otro de esos cantantes que nos acompaña en la carretera con esas letras tan maravillosas. Milton Nascimento también…

 

¿Cómo le nace pasar de escuchar nuestra música negra y criolla a otras cosas más complejas o diferentes a lo que uno tiene en casa? ¿Cuándo empieza a florecer eso en usted?

Yo creo que la universidad te abre el espíritu al mundo. Yo estudié en La Cantuta y he tenido como maestros a Oswaldo Reynoso, Alejandro Romualdo, Juan Gonzalo Rose, Jorga Acuña. Y en los veranos llegaban de Europa Manuel Scorza o Julio Ramón Ribeyro y nos daban conferencias. En esa época hice muy buena amistad con Juan José Vega Bello, que fuera el primer rector de La Cantuta cuando pasó de ser instituto a universidad. En esa época, yo era practicante de Pedagogía y fui consejera de sus hijos. Él tenía una biblioteca fabulosa, me prestaba sus libros. Y su esposa era una mujer muy humana, muy linda, me hacía escuchar cantantes líricas, por ejemplo a Jessye Norman la escuché por primera vez en la casa de la familia Vega. Imagínate, qué maravillosa voz la de esa mujer…

 

Y por otro lado, estaba su relación con Chabuca Granda…

Ella tenía una colección de música maravillosa, allí escuché por primera vez a Pablo Milanés. Yo me quedaba en su casa, aprendí a utilizar su tocadiscos, y me quedaba sentada en su alfombra escuchando discos. Ella fue muy generosa conmigo, le dijo a la señora que la ayudaba en la casa: Esta jovencita va a venir aquí cuando quiera, le abres la puerta y va a trabajar aquí escuchando música.

 

¿Cómo ve Susana Baca a la industria actual? ¿Qué está pasando con el negocio de la música?

El problema es que hay gente que se atribuye esto de decir “al público le va a gustar esto, y esto no”. A mí me cerraron montones de puertas por cantar poesía. Un hombre de una disquera me dijo que eso no servía y me rechazó una propuesta de disco donde estaba María landó. Ese poema de César Calvo es el que me abre las puertas del mundo. Esa fue la canción que escuchó David Byrne y que lo llevó a preguntarse quién era yo. Pero actualmente a los jóvenes ya no les importa si una disquera los distribuye o no, ellos se juntan en un estudio, se graban solos, se cuelgan en las redes y listo. Eso es otro mundo, otra dinámica. Y me parece muy bien que sea así.

 

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Sigo en la música. Voy a grabar un disco en enero, todavía no tengo todo listo, aunque ya me falta solo un mes. Lo vamos a grabar en Cañete. Tengo muchas actividades estos días, voy de Cañete a Chorrillos, ida y vuelta, corriendo de un lado para el otro. Me quedo en Chorrillos para estar más cerca de los ensayos y todo lo demás. Y el 7 es el concierto con Snarky Puppy. Para el futuro tenemos proyectado iniciar una escuela de música, también en Cañete. Así que allí voy avanzando.

TAMBIÉN PUEDES LEER: