7 Dic, 2017

Surco, Lima y SMP son los distritos que más prefieren Mivivienda

Sentinel informa que existe una alta oferta de pequeñas unidades en grandes condominios.
Surco, Lima y SMP son los distritos que más prefieren Mivivienda
Surco, Lima y SMP son los distritos que más prefieren Mivivienda

Ante el encarecimiento de las viviendas en los últimos años, el programa Mivivienda ha surgido como una alternativa cada vez más atractiva para quienes desean un inmueble propio. No en vano el número de clientes con este subsidio aumentó 0.47%, entre octubre del año pasado y similar mes de 2017, y el saldo adeudado subió en 2.1%.

Según un reciente reporte de la central de riesgo Sentinel, de todos los distritos de Lima Metropolitana, el preferido para adquirir una vivienda con este tipo de créditos fue Santiago de Surco, al concentrar a 3,955 clientes del sistema financiero, los cuales a su vez reúnen un saldo deudor de S/ 237’977,836 (casi 238 millones).

Otros distritos que destacan son Lima, con 3,826 clientes (S/ 318.9 millones), San Martín de Porres, con 2,885 casos (S/ 260.9 millones), San Miguel, con 2,485 (S/ 208.5 millones) y Los Olivos, con 2,503 clientes (S/ 208.2 millones).

Para la directora general de negocios financieros de Sentinel, Yanina Cáceres, la presencia de Surco en el primer lugar se debe a la oferta de viviendas de un dormitorio y de unidades pequeñas que se ofrecen en grandes unidades habitacionales.

“Todo depende del sitio. En Surco, supongo que será 60 metros cuadrados. Tal vez si me dices San Juan (de Miraflores), será 80”, explicó a diario Exitosa.

Desde su punto de vista, eso también genera que el programa Mivivienda represente una gran oportunidad para incrementar la actividad inmobiliaria en las regiones. Como ejemplo cita el caso de Áncash, donde el 41.4% de los créditos hipotecarios registrados hasta octubre de 2017 se han entregado mediante el referido programa de subsidios.

Pasco, Huancavelica y Madre de Dios también son otras regiones con situaciones similares. En estas, estos créditos representan el 33%, 34% y 36.7%, respectivamente. Uno de las razones a las que Cáceres atribuye tales tasas es que gran parte de la oferta en estas zonas del país presenta un bajo precio, el cual de por sí califica para ser cubierto por Mivivienda.

Demanda femenina

Por otra parte, si bien la mayoría de los clientes del sistema con un crédito hipotecario, tiene entre 41 y 60 años, existe una mayor presencia de hombres respecto a mujeres, tanto en los préstamos tradicionales como en los de Mivivienda, la situación se invierte si se observa los rangos de edad de 18 a 35 años.

De esta manera, en el grupo de créditos tradicionales, el 31.6%  fue mujer y el 34.49%, hombre, mientras que en los de Mivivienda la proporción fue de 28.72% y 29.62%, respectivamente. Sin embargo, en el rango de 18 a 35 años, se puede encontrar un 48.75% de mujeres que tienen un crédito Mivivienda, mientras que en los hombres solo se observa la presencia de un 27.95%.

Si se compara por número de clientes, la diferencia también es clara: 20,894 mujeres contra 13,668 varones. Cáceres explicó que este resultado refleja dos situaciones de cambio en la sociedad local: la mayor tendencia a la independización de los millennials y la reducción de las brechas de género, que van de la mano con un mayor empoderamiento de la mujer peruana.

“Es el tema de los millennials, porque las mujeres de mi generación salían casadas de la casa y entonces salía el crédito a nombre de un hombre. En las chicas menores de 30, ¿qué está pasando? Se están independizando solas (…). Entonces la proporción de mujeres es más grande”, comenta.

Para la ejecutiva, el hecho de que hoy las mujeres jóvenes también reclamen ser las titulares del inmueble es otro factor a tomar en cuenta, al igual su mayor presencia en el ámbito laboral, que si bien aún no es idóneo, cada año se fortalece.

“Antes, la mujer no estaba tanto en el ámbito laboral, ahora es muy raro encontrar una chica que no trabaje. Esto hace que ellas quieran vivir solas, además el grado de matrimonio se ha reducido (…) Lo que influye más es la independización de la mujer”, dijo.