OPINIÓN | Arturo Valverde: Respondiendo a sus comentarios

La mayor parte de la opinología está tomada por gente que no es aprista o es antiaprista. Revisen los diarios que se publican en Lima y cuéntenlos.
OPINIÓN | Arturo Valverde: Respondiendo a sus comentarios OPINIÓN | Arturo Valverde: Respondiendo a sus comentarios

Leo con mucha atención los comentarios que realizan aquellos a quienes considero mis lectores sobre mis columnas, y noté que muchos me identifican como aprista y otros se preguntan quién soy.

Mi aprismo es público y agradezco a los distintos medios en los que colaboro por tener esa pluralidad. ¿Cuántos apristas escriben en la prensa? Creo que muy pocos. Si los hay, supongo que con un perfil muy bajo por temor a perder sus empleos.

La mayor parte de la opinología está tomada por gente que no es aprista o es antiaprista. Revisen los diarios que se publican en Lima y cuéntenlos. El APRA no tiene prensa, fuera de La Tribuna.

Los diarios virtuales son una enorme posibilidad para que los apristas comuniquen sus ideas, contrario a la época de Sánchez Cerro y siguientes, donde todo aquello que llevaba el título de APRA, desaparecía junto a sus portadores. Durante la persecución y destierro, los apristas que llegaban a otros países creaban editoriales, publicaban, hacían cátedra.

Jorge Basadre, César Vallejo, Magda Portal escribían en las revistas APRA de 1930. La historia del APRA se cruza con la de muchos escritores como Ciro Alegría.

El primer artículo que escribí fue para el diario El Comercio, cuando apenas tenía 14 años. Era una pequeña semblanza de Manuel González Prada. Nunca se publicó. Fue un atrevimiento de mi parte, seguramente.

En la mayoría de mis columnas he tratado de aplicar la tesis del espacio tiempo-histórico, como postuló Haya de la Torre, porque considero que nos permite entender que “en la geografía, que es el espacio, las cosas cambian de lugar a lugar, no es lo mismo Rusia que Perú, ni la China que los Estados Unidos. Y en el tiempo, que es la historia, las cosas cambian de generación a generación, yo no puedo vivir lo que vivió mi abuelo, y menos mi bisabuelo” (Sigue la onda. Diario Exitosa 19/10/17).

Asimismo, encontrarán que en la mayoría de artículos planteó llevar a la práctica una revolución intelectual en el Perú, porque considero que poner a leer a los peruanos nos permitiría avanzar como nación.

Leo con mucha atención los comentarios a mis columnas que son fruto de horas de lectura, de recorrer el país, de mi profesión como periodista, del conversar con mis mayores. Me gustaría decir más pero ya será el próximo jueves. Desde alguna parte de la ciudad de Lima, el columnista de los jueves.

TAMBIÉN PUEDES LEER: