Premiata Forneria Marconi: Titanes del progresivo italiano llegan a Lima

“El sonido de sus primeros álbumes está fuertemente influenciado por King Crimson, Yes y Genesis, matizando elementos comunes a los grupos británicos"
Premiata Forneria Marconi: Titanes del progresivo italiano llegan a Lima Premiata Forneria Marconi: Titanes del progresivo italiano llegan a Lima

Hablar de “rock progresivo italiano” va más allá de mencionar la procedencia geográfica de sus exponentes. No se trata únicamente de “rock progresivo hecho en Italia”. Como ocurrió con la generación setentera de baladistas azzurri  que alcanzaron gran éxito en Hispanoamérica por su inconfundible estilo, los grupos de rock progresivo italiano poseen también un sonido especial que les permitió ubicarse a la vanguardia de la movida progresiva europea-no-británica, casi al mismo nivel de autenticidad de los krautrockers alemanes.

De aquella pléyade de interesantes conjuntos de exóticos nombres – Banco del Mutuo Soccorso, Le Orme, Il Rovescio della Medaglia, Raccomandata con Ricevuta di Ritorno, Goblin- surgida a comienzos de los setenta, Premiata Forneria Marconi, o simplemente PFM, fue la que mejor aglutinó, con su contundente sonido, las nuevas tendencias musicales que proponía el género y la idiosincrasia de su nacionalidad.

Franco Mussida, uno de sus fundadores, lo explica mejor: “El progresivo es una mezcla de canto, improvisación del jazz y composición de estilo clásico. Este cóctel se interpreta de manera diferente en cada país: en Inglaterra prevalece la influencia celta, rock y blues. En Italia usamos nuestra tradición clásica: el melodrama, Verdi, Puccini, Rossini, pero también a todos los compositores sinfónicos contemporáneos. En este legado vive la particularidad del rock progresivo italiano”.

Orígenes

Su historia comienza con I Quelli, cuarteto de pop-rock con aires psicodélicos que se especializó en sesiones para artistas beat como Mina, Adriano Celentano, entre otros, durante la segunda mitad de los sesenta. En 1970 la banda, integrada por Franco Mussida (guitarras, voz), Franz Di Cioccio (batería, voz), Giorgio Piazza (bajo, voz) y Flavio Premoli (teclados, voz) decidió cambiar de nombre y estilo. Con la llegada de Mauro Pagani (violín, flauta, voz) se completó la primera alineación de Premiata Forneria Marconi, nombre que tomaron de una antigua panadería ubicada en Brescia, la segunda ciudad más poblada de la región lombarda.

El quinteto original grabó en los estudios Fonorama de Milán, entre enero y octubre de 1972, los álbumes Storia di un minuto y Per un amico. Ambos contienen piezas musicales pródigas en creativo virtuosismo y afilada musicalidad, ejecutadas con enorme precisión y dramatismo. A finales de ese mismo año, el cantante y bajista Greg Lake se encontraba de gira en Italia con Emerson, Lake & Palmer y no pudo resistirse al talento del quinteto milanés. Los contrató para el sello de su banda, Manticore Records, y llamó a su amigo Pete Sinfield, letrista de King Crimson, para que hiciera versiones en inglés de sus textos. El resultado fue el álbum Photos of ghosts (1973), que les abrió las puertas del mercado anglosajón.

Con su nuevo bajista Patrick Djivas lanzaron L’isola di niente (1974), de sonido mucho más sinfónico y coral. Su versión en inglés, titulada The world became the world, aseguró la presencia de Premiata Forneria Marconi en la vanguardia musical. El sonido de sus primeros álbumes está fuertemente influenciado por King Crimson, Yes y Genesis, matizando elementos comunes a los grupos británicos (mellotrón, flautas, violines) con suma fineza, personalidad propia y vértigo interpretativo.

En 1975 se unió a PFM Bernardo Lanzetti, para compartir roles vocales con Di Cioccio, Mussida y Djivas en los álbumes Chocolate kings (1975), Jet lag (1977) y Passpartú (1978), de los cuales solo los dos primeros tuvieron sus respectivas ediciones en inglés. A partir de entonces la banda comenzó a experimentar ligeros cambios estilísticos, sin apartarse de la onda progresiva que los hizo respetados entre sus pares. Pagani abandonó PFM en 1976, siendo reemplazado primero por Gregory Block y luego Lucio Fabbri, quien permanece hasta hoy. Durante los ochenta la banda siguió publicando interesantes discos como el doble en vivo junto al trovador italiano Fabrizio De André (1979-1980), PFM? PFM! (1984) o Miss Baker (1987), aunque no alcanzaron a replicar el impacto de sus primeras producciones.

Reaparición

Tras una década de silencio, PFM reapareció en 1997 y desde entonces continuó produciendo música nueva con diferentes formaciones, aunque siempre manteniendo el núcleo creativo de Di Cioccio, Mussida, Premoli y Djivas. El año 2006 apareció una de sus mejores grabaciones, Stati di immaginazione, un álbum íntegramente instrumental que trajo de regreso la magia musical del grupo. Sus presentaciones junto a Ian Anderson, flautista y líder de Jethro Tull, quedaron plasmadas en un excelente álbum doble en directo, titulado Live in Roma (2012). Un año después salió al mercado PFM in classic, una selección de arreglos especiales de melodías clásicas de Mozart, Verdi, Saint Saëns, Prokofiev, Rossini, Dvorak, entre otros, que la banda interpreta acompañada de una orquesta sinfónica.

Premiata Forneria Marconi tocará hoy por primera vez en Lima, en el Teatro Municipal, como parte de su gira Greatest Hits, para presentar material de su décimo noveno álbum, Emotional tattoos (2017), así como clásicos de su repertorio como Impressioni di settembreLa carroza di HansÈ festaViva LumiereDolcissima Maria, entre otros. Su formación actual combina la experiencia de integrantes fundacionales como Franz Di Cioccio (batería, voz), Patrick Djivas (bajo, voz), Lucio Fabbri (violín, teclados, guitarra, voz) con la juventud de sus nuevos miembros Alessandro Scaglione (teclados), Roberto Gualdi (batería),  Marco Sfogli (guitarra) y Alberto Bravin (teclados, voz).

TAMBIÉN PUEDES LEER: