21 Jul, 2017

Paul García: El Callao que quiero

El Callao es una ciudad puerto que, desde tiempos remotos, fue elegida para generar las transacciones comerciales que darían impulso al crecimiento económico de nuestro Perú

Por: Paul García

 En los últimos días he sido invitado a presenciar algunas actuaciones en colegios en donde se entonaba el Himno del Callao, aquel que fue cantado por primera vez por Micaela Gonzales Andréu, en el antiguo Teatro Municipal del Callao, un 23 de Agosto de 1936.

En una de aquellas memorables entonaciones por parte de los alumnos, un verso en particular llamó mu­cho mi atención: “Salve Puerto que al sol te adormeces, cadencioso en la onda del mar. Salve puerto que ilustras la historia del Perú con acciones sin par”. Y es con este úl­timo verso hago una pausa para reflexionar sobre lo que actualmente sucede en nuestro pueblo chalaco.

El Callao es una ciudad puerto que, desde tiempos re­motos, fue elegida para generar las transacciones comer­ciales que darían impulso al crecimiento económico de nuestro Perú. De esta manera, se incrementaría y fomen­taría el desarrollo social. Sin embargo, actualmente este desarrollo viene siendo obstruido y paralizado, no solo por la falta de impulso a la promoción del comercio, sino por la falta de compromiso de nuestras autoridades.

Si bien es cierto, se han suscitado diversas mejoras en cuanto al dinamismo de las operaciones portuarias, los agentes de influencia externa no lo han efectuado de mane­ra tan provechosa y sobre todo, eficiente, dado que se viene generando una congestión vehicular en las vías principales, ocasionando un impacto negativo para las personas que in­tentan trasladarse y sobrecostos en los operadores logísti­cos y en todos los usuarios que intervienen en el tema de la exportación, importación y el comercio.

No obstante a ello, si bien a nivel macroeconómico se ha planteado la promoción de ciudades autosostenibles, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Agenda 2030. Hoy en día, desde un ámbito local, vemos que no estamos yendo por el camino que desde un inicio nos planteamos, y es por una sencilla razón: solo se pro­mueve la inversión privada sin considerar un enfoque sostenible y perdurable en el tiempo que pueda encajar, a su vez, con el Objetivo Sostenible: Ciudades y Comuni­dades Sostenibles.

Ello, por lo tanto, nos lleva a reflexionar que necesita­mos con urgencia un plan de acción que no solo concien­tice a los chalacos sino que promueva y ejecute políticas y programas de estructuración y reorganización no solo urbanística, sino también arquitectónica que vayan de la mano con los distintas necesidades de nuestra ciudad.

 TAMBIÉN PUEDES LEER

#Tags Relacionados