1 Ago, 2017

Óscar Butteler: Presentes griegos

...tampoco se podría hacer ninguna obra en la Javier Prado mientras dure el arbitraje que de se­guro le costaría millones a la Municipalidad de Lima...

Por: Óscar Butteler

Mientras el presidente anunciaba en su mensaje la pro­puesta de creación de una autoridad única del transpor­te para Lima y Callao, la Municipalidad Metropolitana hablaba de haber recuperado la concesión del corredor Javier Prado tras 21 años de adjudicada al consorcio, del mismo nombre, encabezado por la constructora Graña y Montero.

Sin embargo, el triunfalismo municipal que anun­ciaba que luego de tanto tiempo la municipalidad re­cuperaba el control de dicha vía y comenzaría a iniciar algunos proyectos, varios especialistas señalaron que ese entusiasmo no sería tal puesto que, según la nor­matividad en concesiones, el hecho de que se cancele unilateralmente un contrato le da derecho a la otra par­te a cobrar los gastos y los perjuicios que genera dicha cancelación.

En ese caso Graña y Montero que, al margen de cual­quier cuestionamiento que tenga como empresa, tiene legalmente el derecho a ir a un arbitraje que podría de­morar años, y tampoco se podría hacer ninguna obra en la Javier Prado mientras dure el arbitraje que de se­guro le costaría millones a la Municipalidad de Lima y no sería resuelto por Castañeda, sino por el próximo alcalde al que le dejaría un “presente griego”, es decir, un regalo que resulta muy caro y ruinoso para quien lo recibe, como lo fue el Caballo de Troya.

Por eso no es el único presente griego para el futuro burgomaestre, ya que en la poca transparente y bastan­te enrevesada concesión “Rutas de Lima” se ha dejado sin efecto el peaje de Puente Piedra, y pesa sobre la mu­nicipalidad el artículo 10.4 del contrato que dice que en el supuesto de que se den actos de protesta sociales que surjan con la implementación de la nueva Unidad de Peaje Chillón (Puente Piedra) la municipalidad de­berá pagarle al concesionario el valor de lo que dejó de cobrar, así como el artículo 18.7. A la fecha el peaje está inactivo, no se cobra y el alcalde no dice cómo se va a resolver esta cuenta que, de no mediar acuerdo en co­mún, seguirá creciendo, y como el que debe pagar es la Municipalidad de Lima y no el alcalde, de seguro que su sucesor comenzará con una crisis económica fabulosa. Vaya manera de entregar la ciudad.

Con los desplomes, los incendios, las grietas, la pésima gestión de riesgos, la plata gastada en estudios de obras inejecutables, tenemos tantos presentes griegos como para hacer una carrera de Caballos de Troya.

TAMBIÉN PUEDES LEER

#Tags Relacionados