18 Jul, 2017

Óscar Butteler: Descontrol de ciudad

Además la informalidad es también avezada y abre la puerta a la corrupción, pues también hay inspectores que se prestan a ser tramitadores de los infractores.

Por: Óscar Butteler

Nos han caído las 7 plagas de Egipto. Pues además de la cuota diaria de raqueteros y ajustes de cuentas, tenemos puentes que se caen, incendios en ga­lerías comerciales, grietas en los by-passes, explosiones de camiones repartidores de gas, buses que se desbarrancan y to­dos nos preguntamos: ¿quién controla la ciudad?

En realidad parece que nadie porque quienes deben hablar y dar explicaciones solo atinan a usar ingeniosos sinónimos como si fuéramos idiotas, así tenemos fisuras por grietas, desplomes por caídas y solo fal­ta que digan que la explosión de gas en San Isidro fue por el calentamiento global.

La ciudad está descontrola­da y eso se acentúa. Cada día se hace más patente la falta de prevención y control de la municipalidad metropolita­na, la cual elude sus compe­tencias dándole ventaja a los que quieren sacar provecho de la precariedad del sistema y la miopía del Estado, además de una legislación benigna con los infractores. Para nadie es un misterio que vivimos en el imperio de la informalidad y por eso las autoridades deberían adelantarse a esos comportamientos y así evitar problemas; pero no lo hacen.

Por ejemplo, tenemos una frondosa legislación sobre se­guridad en edificaciones, que al aplicarse tropieza con que no hay suficientes inspectores para atender la increíble can­tidad de lugares que fiscalizar (tampoco hay apoyo del Poder Judicial y la Policía) y, además, las penas por no estar a dere­cho son solo multas que nunca se pagan y clausuras que son temporales, porque los infrac­tores están muy seguros que aquí vas a prisión por pegarle a un policía; pero no por ex­poner la vida de gente en una atiborrada galería o no tener extintores.

Además la informalidad es también avezada y abre la puerta a la corrupción, pues también hay inspectores que se prestan a ser tramitadores de los infractores, y por una cifra negociada, se saca una autorización de Defensa Civil en tiempo récord, con contene­dores incluidos, sin importar la seguridad de la gente.

Podemos hablar así de muchos otros temas y encontraría­mos lo mismo: Falta de control sobre la ciudad. En suma, la informalidad de la gente y las municipalidades, en especial la Metropolitana, genera este descontrol por el cual no estamos a salvo porque mañana se nos puede desplomar otro puen­te o estallar un grifo en nuestras narices. Sería bueno que los candidatos a Lima nos digan qué van a hacer sobre esto.

TAMBIÉN PUEDES LEER

#Tags Relacionados