4 Jul, 2017

Óscar Butteler: Absurdo transporte

Es absurda la política de los alcaldes anteriores de ensanchar avenidas, poner by-passes y enormes concesiones viales que no resuelven el problema de la mayoría de gente...

Por: Óscar Butteler

Solo el 16.6% de los limeños usamos vehículos particulares, mientras que el 73.3% usa transporte público. Por eso es absurda la política de los alcaldes anteriores de ensanchar avenidas, poner by-passes y enormes concesiones viales que no resuelven el problema de la mayoría de gente que quiere llegar rápido, seguro y cómodo a su destino.

Me explicaba un experto en transporte (uno de verdad, no de los que están presos) que es como una tubería de agua: a mayor caudal que quieras transportar el diáme­tro del tubo tendrá que ser más ancho. Ese caudal se mide en pasajeros/hora por sentido y en Lima existen estudios muy completos sobre demanda de transporte público, que absurdamente se dejan de lado.

Me explicaba que si en una ruta tenía un flujo de más de 20 mil pasajeros por hora los buses son insuficientes y solo es económico, cómodo y rápido usar un tren, que además puede llegar a atender una demanda mayor si la ciudad crece. El Metropolitano transporta 25 mil; pero la demanda de esa ruta es de 100 mil, y la salida no es poner más buses pues solo lo haría más lento, por tanto debie­ron empezar por pensar en un tren por la vía expresa y la Túpac Amaru.

Pero hay otros ejemplos absurdos como el cambio que hizo cierto exministro de Transportes en el gobierno de AGP, al quitar el proyecto del Metropolitano 2 (la línea Callao-Ate) que con un sistema de buses podía atender la demanda de 20 mil pasajeros de esa ruta, la cual fue “técnicamente” desechada para dar paso a la famosa Línea 2 del Metro, que cuesta 5 veces más y está paraliza­da. Quizás en esa absurda decisión del exministro hayan influenciado sus subordinados, algunos que ahora están en prisión investigados por el escándalo Odebrecht.

Otro absurdo es el Tren Eléctrico. En la Línea 1 vemos monstruosas colas para entrar en las estaciones en horas punta, que son innecesarias. Este tren tiene ca­pacidad para 80 mil viajes/hora; pero solo atiende a la tercera parte, pues los genios del MTC no previeron en el contrato que pusieran más vagones, por eso pasan los trenes cada 6 minutos cuando deberían pasar cada 2 y asunto resuelto.

Obviamente estas torpezas no son casuales, estos ab­surdos, parecen producto de una mentalidad de lobby para beneficiar a constructoras y operadores a costa del erario público y la gente. Cuidado que pongamos a uno de esos lobistas, disfrazado de técnico, como próximo alcalde de Lima.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

#Tags Relacionados

,