OPINIÓN|Luis Angeles Laynes: Algo más que una renuncia

La renuncia de Úrsula Letona no es una más de las tantas que ya se han producido al interior de la bancada de Fuerza Popular.

La renuncia de Úrsula Letona no es una más de las tantas que ya se han producido al interior de la bancada de Fuerza Popular, porque era considerada de los “pesos pesados” de la representación parlamentaria naranja, por su calidad profesional y el protagonismo que alcanzó en este tiempo por su cercanía con la lideresa Keiko Sofía Fujimori Higuchi.Y es sorprendente el alejamiento de Letona porque horas antes de hacer pública su carta de renuncia, había recibido el respaldo de sus compañeros ante el pedido de Yeni Vilcatoma para que la expulsen de la bancada porque “no ha tenido una actitud proba” al promover el archivo de una moción para investigar un presunto caso de corrupción en Promperú. Miguel Torres discrepó enfáticamente con el argumento de la exprocuradora (quien no es militante del partido) y defendió a la exvocera fujimorista.

¿Qué apuró entonces su renuncia a la bancada de Fuerza Popular? Ella aduce que no quiere ser obstáculo ni excusa de intereses personales de quienes quieren generar conflictos internos en su representación. De ser así, quien habría sido desembarcada sería Vilcatoma. No olvidemos que en el 2016, ella se vio obligada a renunciar tras confrontación con la misma Letona y Héctor Becerril. ¿O es que Vilcatoma ha tomado tanto poder con su retorno que ahora puede obligar la salida de cualquiera de los congresistas naranjas? Una hipótesis difícil de creer como la declaración de Jaime Yoshiyama Tanaka, quien atribuye a un millonario empresario fallecido hace dos años el aporte de dos millones de dólares (ese es el que ahora da su abogado) para la campaña de Keiko en el 2011.La situación en la interna de Fuerza Popular es ya la de una bomba de tiempo a punto de estallar tras la detención de su lideresa por el caso Odebrecht. La expresidenta del Congreso, Luz Salgado, culpa a la oposición y hasta al Gobierno de querer quebrar a su bancada, algo también alejado de la realidad porque es visible la incomodidad de muchos de sus congresistas por el momento difícil que atraviesan en términos jurídicos. Ya Rolando Reátegui y Miguel Castro decidieron ser testigos protegidos y contarlo todo sobre falsos aportantes a Fuerza 2011. Se dice que otros más le seguirán los pasos.

Es probable que en los próximos días salgan a la luz las verdaderas razones que apuraron la renuncia de Úrsula Letona y puedan surgir además nuevas sorpresas, como que ya se vocea el alejamiento de otros cuatro parlamentarios más por motivos que aún se desconocen. Fuerza Popular se queda por el momento con 60 legisladores, pero así como van las cosas se seguirá reduciendo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: