3 Dic, 2017

OPINIÓN | Tayta Arguedas: a 48 años de su muerte, por Giancarla Di Laura Morales

"El dos diciembre de 1969, nuestro padre intelectual José María Arguedas falle­ció. Su obra es un legado extremadamente impor­tante para nuestras gene­raciones...".

El dos diciembre de 1969, nuestro padre intelectual José María Arguedas falle­ció. Su obra es un legado extremadamente impor­tante para nuestras gene­raciones y las del futuro. Un escritor ecléctico que se ocupó verdaderamente de las diferentes manifes­taciones culturales. Ar­guedas vivió dos culturas, la castellana y la quechua hablante, en él convergen dos mundos distintos los cuales forman un mundo nuevo que no pueden re­conciliarse. Toda su obra conlleva ese matiz donde se trata de revindicar el Ande.

Además de haber sido es­tudiado desde diferentes campos sociales, ahora se le encuentra un nuevo re­gistro de aproximación: el cine en su obra. Al estudio de este aspecto se dedica el libro José María Arguedas y el cine, escrito por la espa­ñola Dora Sales y con el sello de la editorial Vervuert en el año en curso, publicación perteneciente a la colección Nexos y Diferencias: Estu­dios de la Cultura de Amé­rica Latina. Sales explora la relación que existe entre el cine y la obra de Arguedas, por ejemplo, la relación del escritor con la Escuela del Cusco, su afición al cine y la influencia de este en su na­rrativa. Asimismo, el libro ofrece datos inéditos, como las adaptaciones fílmicas que se han hecho de la na­rrativa de Arguedas. Final­mente, se destaca la presen­cia e influencia de Arguedas en cineastas peruanos como Gabriela Yepez o Clau­dia Llosa, cuyo cine muestra una imagen estereotipada o kitsch de las costumbres del Ande. Muy distinto al caso de Javier Corcuera, que en sus documentales es más fiel a la visión andina.

Dora Sales confiesa en una entrevista su cercanía con Arguedas cuando cursaba la carrera de literatura latinoa­mericana y tuvo que leer Los ríos profundos. La escritora afirma que Arguedas era un rebelde que iba en con­tra de la corriente y de los presupuestos establecidos sociales. Una narrativa ex­traordinaria que se presta a la visualización y a la adapta­ción cinematográfica.

La relevancia de Arguedas sigue siendo de vital im­portancia ya que sus adap­taciones conllevan una fuerte carga para mostrar los mundos que coexisten en nuestro país. Un país donde se unen diferentes etnias y todas sus sangres están en continuo enfren­tamiento.

TAMBIÉN PUEDES LEER: