OPINIÓN | Raúl Mendoza Cánepa: Prevenir es sentenciar

Más peligroso aún es que Concepción Carhuancho no sea visto como lo que debe ser, un juez, con la racionalidad y la prudencia que le debe atañer a su función

Se entiende cuando un juez toma previsiones para que no desaparezcan pruebas, su objetivo es esclarecer el caso. Lo que sí resulta peligroso es la costumbre de dictar prisión preventiva sin criterios que sustenten un peligro de fuga. Un año y medio en prisión termina siendo una condena adelantada, una que vulnera la presunción de inocencia ¿Desde cuándo ser rico es una señal de intención de fuga? No es casual que 40% de reos en cárcel, lo sean sin sentencia. “Primero te encierro, después determino tu participación”.

 

Más peligroso aún es que Concepción Carhuancho no sea visto como lo que debe ser, un juez, con la racionalidad y la prudencia que le debe atañer a su función; sino como una suerte de héroe popular, un vengador del saqueo al arca pública, un justiciero, “el implacable”. Al margen de los resultados finales de la investigación a Graña y otros, nada peor para los márgenes de discrecionalidad judicial que vincular los procesos judiciales a la pasión por la ética ciudadana. La pasión puede perder a la sana razón. Si se trata de prevenir la fuga por presunciones, debiéramos primero considerar que la inocencia es per se una presunción fundamental y que, por tal, un año y medio no es una prevención sino un castigo que, según el caso, deviene en inútil,  ¿y entonces qué? ¿Una disculpa? ¿Una reparación? ¿Punición disfrazada de prevención?  Si la sentencia es condenatoria que pague quien tenga que pagar, aunque de obtusos sería comerse “años más” cuando no fue uno quien se llevó la tajada mayor. Los silencios obcecados solo sirven para la mafia y también para los bobos. Si no hubiera quien creyera en la sana deslealtad, la colaboración eficaz sería todavía una entelequia.

 

Odebrecht se ha convertido en el más avezado de los antisistema, ni Antauro en sus más arrebatados sueños. Sin pólvora para fusilar, sin atribuciones para mandar; ha colocado al linde del abismo a políticos y empresarios, ha destruido la imagen de políticos, empresarios, periodistas; nos ha vuelto más desconfiados, nos hace mirar el 2021 con desazón, nunca más con ilusión.

 

  1. El fujimorismo baila en trompo, el allanamiento a sus locales triza cualquier opción de acercamiento al gobierno. Fuerza Popular asume que fue una venganza de PPK (por el llamado a Nancy Lange ¡!). No es de extrañar que la vacancia presidencial sea el eje del debate en los meses por venir. Ah… ¡Y mientras tanto el Perú!…

TAMBIÉN PUEDES LEER: