31 Ago, 2017

OPINIÓN | Paul García: Reacciona PPK

"El primer ministro no logra entender que gobernar un país no es como liderar una compañía ..."

Por: Paul García

En estos últimos días, el Go­bierno expuso ante el Perú su falta de liderazgo político en la solución de las adver­sidades que se estuvieron presentando. Hoy, no es ca­sualidad que el presidente de la República tan solo cuente con una aprobación del 19%. Evidentemente, el quiebre del “Presidente de Lujo” fue la huelga de los profesores, que requirió en él un mayor com­promiso, firmeza y responsa­bilidad al enfrentarla

Hubo mucha expectativa sobre el “Presidente Técnico”, sin embargo, ante el primer problema de envergadura no dio la talla. Aún recuerdo a PPK jactándose en la campaña del 2016 que su experiencia en la gestión pública garantizaría un gobierno exitoso, aún re­cuerdo a PPK bailando camino al Congreso, dando señales de confianza y relajo ante el nue­vo reto que tenía en frente.

Sin duda, no es algo nue­vo decir que si la cabeza no va bien el cuerpo no estará bien nunca. En esa línea, po­demos deducir que los ministros de PPK no están dando la talla, puesto que su líder no hace más que “achicarse” ante los problemas.

El primer ministro no logra entender que gobernar un país no es como liderar una compañía, no logra aterrizar sus ca­pacidades académicas e intelectuales en el ámbito frío e in­grato que es la nuestra variada sociedad. Va un año dándose cuenta de que a diferencia de las compañías, la gestión de un país requiere mucha mayor capacidad en la superación de contingencias. Los conflictos sociales y deficiencias de nues­tro sistema le han mostrado abruptamente que para lide­rar el país se necesita ser políti­co y visionario.

La ministra de Educación se ha visto desbordada por la presión de los maestros y no consigue el primordial obje­tivo de gobierno ante un con­flicto social: el levantamiento de la huelga. El ministro del Interior sigue creyendo que la inseguridad ciudadana úni­camente tiene solución en los libros o desde su escritorio, y aunque parezca irrelevante, la lejanía con la sociedad que sus decisiones demuestra, le sigue dando mayor terreno a los cri­minales. Incluso, hasta el mi­nistro de Cultura, que contaba con mayor simpatía, presunta­mente se dejó amedrentar por un congresista del Fujimoris­mo que lo presionó en lo que todos conocimos como el es­cándalo del LUM.

La intención de esta colum­na no es desear el debacle del Gobierno, puesto que consi­dero que mientras más débil se evidencie el Presidente, más fuerte se torna el fujimorismo, que con Keiko a la cabeza, solo tiene como único punto de agenda mostrarle al país que fue un error votar por PPK y no por ella. Vamos PPK, me alegro no haber votado por ti, sin embargo deseo genuinamente que empieces , de una vez, a ser Presidente de mi país, antes que el país empiece a desear que dejes de serlo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: