7 Dic, 2017

OPINIÓN | Paul García: ¿Quién vela por los bomberos?

Todos aplaudimos y celebramos el accionar de los bomberos, reconocemos su entrega, elogiamos la solidaridad y amor al prójimo que demuestran en todo tipo de emergencia

En lo que va del año, importantes centros comerciales (Mesa Redonda, Las Malvinas) se han visto devorados por el fuego que sin piedad consumía sus instalaciones y evidenciaba la pésima planificación, fiscalización y gestión de supervisión de nuestras autoridades para evitar estas tragedias.

 

Claro está que en temas de prevención de desastres nuestras autoridades destacan por su ineficiencia, sin embargo a diferencia de estas, existe una institución que sobresale por su gran labor y entrega desinteresada; los bomberos.

 

Todos aplaudimos y celebramos el accionar de los bomberos, reconocemos su entrega, elogiamos la solidaridad y amor al prójimo que demuestran en todo tipo de emergencia que se presenta en el país. No obstante, considero que simplemente celebrar su labor y darle la espalda a sus necesidades y requerimientos, constituye un acto hipocresía.

 

Los bomberos peruanos son héroes que no solo se enfrentan a la adversidad de una emergencia sino a la precariedad de su institución y a las deficiencias de infraestructura y logística que esta presenta. Es inconcebible que a pesar de la gran labor que realicen tengan que estar mendigando apoyo privado o internacional, debido al paupérrimo presupuesto que se les asigna anualmente.

 

Que hipócrita que es el país, que infla el pecho por nuestros héroes de rojo y permite que sigan luchando en esas condiciones. Que hipócrita que es el peruano que saluda el heroísmo del bombero y no reclama apoyo para él.

 

Como peruanos debemos alzar la voz por los héroes que nos cuidan y lograr que se cree el fondo nacional de obtención de Recursos para los Bomberos que mediante el Proyecto de Ley N° 802/2016-CR, el congresista Edmundo del Águila viene impulsando. Este valioso proyecto pretender recaudar aproximadamente 50 millones de dólares anuales para el cuerpo de bomberos que además de los requerimientos en logística, parque automotor, equipamiento, etc., pretende contratar un seguro contra accidentes y de vida para los bomberos y un seguro de atención médica (EPS).

 

Lo mínimo que el país debería hacer por ellos es brindarle todos los recursos y herramientas necesarias para que sigan salvando vidas y entregando esperanza. Este fondo de recursos es una propuesta viable que debe ser aprobada por el Congreso cuanto antes, y así retribuirle de alguna manera el acto de peruanidad que los ángeles de rojos realizan por todos nosotros.