24 Ago, 2017

OPINIÓN | Paul García: ¡Paren la huelga!

"Perfecto, quieren reclamar más, pues háganlo, pero ya no sigan perjudicando la educación de los nuestros niños. ¡Volvamos a clases! ..."

Por: Paul García

Debo confesar que hace un par de semanas mostraba mi total aprobación a la huelga de profesores porque, evidentemente, había derechos que reivindicar e intere­ses legítimos que reclamar. Sin embargo, con el transcu­rrir de los días mi postura toma una dirección distinta: la huelga debe levantarse y los maestros deben volver inmediatamente a la clase.

Los maestros exigían un aumento salarial y consiguieron se les incremente el sueldo a una monto ascendente a S/ 2000; por otro lado, se reclamaba el pago de los derechos sociales de los maestros y se logró que el Gobierno dispon­ga de 200 millones de soles para cubrir dicha deuda.

Otras de las negociaciones que arribaron a buen puerto a partir de la huelga, es que el Gobierno reconozca la jubi­lación anticipada a los 55 años para docentes nombrados; beneficios de compensación por tiempo de servicio, subsi­dio por luto y sepelio para todos los docentes contratados, como el compromiso de incrementar al 6% del PBI el pre­supuesto de educación, entre otras.

A pesar de las luchas conquistadas, la huelga aún no se levanta y se ha entrampado en un tema altamente controversial. Según señala Pedro Castillo, Presidente del Comité de Lucha de las Bases Regionales del Sutep, las evaluaciones a los maestros que son capacitados no deben acarrear consecuencias punitivas (tales como la separación de la carrera pública magisterial).

Al respecto, considero que es indispensable tener profe­sores, preparados y altamente capacitados. La educación de un país requiere el compromiso de crecimiento aca­démico y profesional de los profesores, y si existen malos elementos que no se esfuerzan y no se preocupan en capa­citarse a consciencia, pues deberían entender que no son aptos para el rol que desempeñan.

No se trata de desechar a los “peores” arbitrariamente y quedarse con los “mejores”, sino que se trata de enten­der que las capacitaciones están puestas sobre la mesa para todos, y que si no las aprovechan es porque no quieren. Entonces, si luego de 3 oportunidades siguen demostrando que no están listos para enseñar, habría que tomar medidas, priorizar la educación de calidad y separar a los malos maestros.

Es lamentable que en esta coyuntura de debilidad, falta de liderazgo y paupérrimo manejo político del Gobierno, algu­nos sectores pretendan abusar de la fuerza y poder que han ganado los maestros, para tomar protagonismo, defender sus propios intereses o responder a su propia agenda.

Perfecto, quieren reclamar más, pues háganlo, pero ya no sigan perjudicando la educación de los nuestros niños. Abuso es abuso, tanto de quien reclama como a quien se le reclama. ¡Volvamos a clases!

TAMBIÉN PUEDES LEER: