2 Nov, 2017

OPINIÓN | Paul García: ¡No, señor Acuña!

En los últimos días estuvo nuevamente involucrado en actos reprochables que siguen evidenciando su carencia de principios y buenas prácticas como político

Desde hace algunos años, Cesar Acuña ha querido hacer del Perú su chacra y es que con su “plata como cancha” corrompe instituciones y personas como le da la gana.

En los últimos días estuvo nuevamente involucrado en actos reprochables que siguen evidenciando su carencia de principios y buenas prácticas como político y peruano.

Acuña, intentó comprar el ascenso de su equipo de futbol (Universidad Cesar Vallejo), ofreciendo dinero y regateando la dignidad y lealtad de jugadores de fútbol de otros equipos para que se dejen ganar.

En este escándalo de corrupción del torneo de ascenso a primera división, mientras Acuña regateaba comprar lealtades, los jugadores del Sport Boys (equipo que pelea el ascenso) regateaba el taxi que los lleve a entrenar; y mientras negociaba resultados, los jugadores del Sport Boys negociaban mayores plazos para pagar sus deudas; y mientras tú esperabas que cumplan “tu negocio de coima”, los jugadores esperaban que su esfuerzo les permita cumplir sus sueños.

 

Sin duda, esa es la filosofía de la raza distinta, la filosofía del plagio, de la ventaja, del arreglo, la de conseguir objetivos por dinero y no por mérito.

Le demuestras al país que te interesa poco el esfuerzo y los procesos de emprendimiento, le demuestras no tener conciencia por los que sí se esfuerzan y consiguen sus metas con sacrificio. Le demuestras que primero estás tú, después tú y por último tú.

Por otro lado, viste una oportunidad de proselitismo en el censo nacional, sabías que solo alguien como tú y con tu plata, podía aprovecharse de una política de registro necesaria para el país. No solo te bastó hacer publicidad de tu negocio en los polos del Censo sino que quisiste tener toda la información del Perú en tus manos para, obviamente, utilizarla en tus fines políticos y comerciales.

Qué mensaje se llevan los alumnos de tu universidad, qué legado les transfieres si con tus acciones les dices que “la viveza” y “el arreglo” están por delante del esfuerzo y las buenas intenciones.

Estamos a puertas de las elecciones locales y regionales del 2018, y ya se escucha que Acuña va por el país “fichando” candidatos, comprándoles sus ideales y mercantilizando la adhesión a su partido político. No me queda duda que ves al Perú como tu chacra y a las regiones como más hectáreas donde sembrar para cosechar ganancias económicas.

Estoy seguro de que el peruano se da cuenta, y es nuestro deber denunciar las malas acciones de ese señor y así en todas las regiones del país decir: ¡No, señor Acuña!