9 Nov, 2017

OPINIÓN | Paul García: Ministro “Sombrío”

"Tenemos todo un aparato público liderado por el ministro del Interior, Carlos Basombrío, que debería funcionar con eficiencia y resultados por objetivos, sin embargo..."

A muchos nos aterra ver televisión y encontrar que la gran mayoría de “noticias” es sobre asesinatos, robos, secuestros, extorsiones, etc. Aunque esta triste realidad informativa sature, no representa ni el 5% de todos los casos que a diario suceden en nuestro país.

Tenemos todo un aparato público liderado por el ministro del Interior, Carlos Basombrío, que debería funcionar con eficiencia y resultados por objetivos, sin embargo esto no está pasando y los índices de victimización siguen aumentando.

Esta columna no se tiñe con tinte político, es por ello que debo admitir que el ministro Basombrío inició su función con el camino libre de trabas y con una muy buena expectativa por parte de la opinión pública, debido a todo el perfil académico que ostentaba y lo convertía en el candidato idóneo para asumir la cartera del interior.

Los meses fueron transcurriendo esperando logros significativos que no llegaban, sumado a desaciertos mediáticos y políticos que fueron retumbando la credibilidad del ministro. Lo que sí llegó fue la Encuesta Nacional de Empresas (realizada por el INEI y Produce entre noviembre del 2016 y enero del 2017), que convenientemente mostraron los siguientes resultados: la victimización en el sector empresarial se redujo siete puntos porcentuales con respecto al año anterior (de 28.9% a 21.3%) y las extorsiones contra empresarios también disminuyeron (de 15% a 9.1%).

Siendo crédulos con la encuesta, se puede apreciar que la inseguridad disminuyó en el sector empresarial, sin embargo no es posible ser crédulos a ninguna encuesta que pueda sostener que la inseguridad ciudadana haya disminuido.

Son los vecinos de Lima, Trujillo, Piura, Callao, etc., los que realmente nos damos cuenta de que la inseguridad en el país sigue en aumento. Por ejemplo, el último fin de semana mataron en una balacera a un joven en el Callao mientras que en Lima robaban un banco.

El ministro no llegó a ver la luz y la criminalidad sigue ganando terreno delante de sus ojos, como siguen ganando terreno los policías corruptos que tranzan por debajo de la mesa con delincuentes para dejarlos ir o policías que abusan de su investidura para cometer excesos, sacar provecho o infringir derechos de los ciudadanos.

Señor ministro, a los ciudadanos nos interesa que haga bien su trabajo y que realmente veamos una solución a la inseguridad ciudadana, exigimos legítimamente el resguardo de nuestra seguridad y estamos ajenos a temas de interpelaciones, movidas o pactos políticos.