OPINIÓN | Paul García: ¿Hasta cuándo soportaremos el tráfico en Lima y Callao?

Es una verdad incuestionable lo que padecemos todos los chalacos y limeños que salimos de casa hacia el trabajo, a la escuela, universidad o a cualquier otro lugar

Mientras que un mudo roba y no hace obra, y otro que se cataloga como “amigo” esconde la cabeza para librarse de las acusaciones que se vienen en su contra, el tráfico en Lima y Callao sigue empeorando, convirtiendo las mañanas en un infierno caótico.

 

Es una verdad incuestionable lo que padecemos todos los chalacos y limeños que salimos de casa hacia el trabajo, a la escuela, universidad o a cualquier otro lugar. La gran cantidad de autos particulares, sumado al pésimo sistema de transporte público (buses, combis, etc.) desborda calles y avenidas impidiendo la transitabilidad vehicular, estancándonos hasta 60 minutos parados en un mismo lugar.

 

Evidentemente, el tráfico de Lima y Callao se ha convertido en un perjuicio para nuestra sociedad, no solamente generando un retraso en nuestro trayecto, sino siendo uno de los principales motivos de estrés y desgaste mental en las personas. Llegar a nuestros destinos hoy en día significa adquirir un enorme perjuicio mental causado por la pésima gestión de tránsito en Lima y Callao. Es por ello que es necesario darle una solución a este problema.

 

Es en ese sentido, para intentar combatir el infierno vehicular, se debe dar prioridad a la autoridad autónoma que permita una gestión común del transporte público entre Lima y Callao. Esta autoridad debe enfocarse exclusivamente en implementar cuanto antes planes y actividades que ayuden a solucionar su problemática. De esta manera, la gestión del transporte público debe salirse cuanto antes del ámbito municipal, del egoísmo político de cada gestión y de la conveniencia política de cada autoridad.

 

No es casualidad que en la paupérrima gestión de ambas alcaldías, el tráfico vehicular se haya desbordado, por ello necesitamos quitarle este tema a los municipios para que sea abordado de manera exclusiva, responsable e idónea por gente especialista.

 

El proyecto de la autoridad autónoma para el transporte público en Lima y Callao se ha ralentizado mientras que día a día seguimos padeciendo esta crisis del transporte perjudicando a los ciudadanos, mayormente a los de recursos económicos bajos que deben someterse por necesidad al terrible tráfico en Lima y Callao. Los ciudadanos deben ser la prioridad en toda gestión pública y más aún cuando existe una problemática que hoy en día nos viene afectando terriblemente.

 

La tormenta política está perjudicando las necesidades más urgentes y prioritarias de los peruanos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: