12 Oct, 2017

OPINIÓN | Paul García: ¿Por qué celebramos el empate?

El martes 10 de octubre nuestra selección peruana de fútbol se enfrentó a la selección colombiana en un duelo que concentró, en 90 minutos, la emoción e ilusión de millones de peruanos.

A falta de unos pocos minutos para que termine el encuentro, se suscitó un evento poco común en las competiciones de futbol, puesto que se especuló que los jugadores peruanos y colombianos pactaron una tregua para renunciar al juego y abrazar el empate.

Este supuesto pacto pelotero ha generado diversas reacciones en Perú y en todo el mundo, descalificando dicha situación y criticando severamente la renuncia al juego de ambas selecciones, sobre todo la de Perú, al haber jugado de local, y no tener la clasificación directa. Dicen que debimos haber atacado y luchado hasta el final.

Los críticos olvidan muchas cosas importantes y minimizan el triunfo de 35 años que la selección peruana consiguió ayer al empatar su último partido. El haber llegado a jugar la opción del repechaje es un triunfo más importante que haberle metido un gol más a Colombia. Si bien es cierto que un gol más a los “cafeteros” nos hubiera permitido clasificar directamente, la búsqueda de ese gol nos hubiese arriesgado a quedarnos frustrados 4 años más.

El martes le ganamos a la eterna frase “jugamos como nunca, perdimos como siempre”, le ganamos a las derrotas por goleada que una generación entera tuve que sufrir, le ganamos a la indisciplina, al desgano, al pesimismo y, sobretodo, le ganamos a la desilusión que cada 4 años destrozaba el corazón de los peruanos.

Los que hemos acompañado a la selección desde el gol del “Te amo Perú” del Chorrillano Palacios, el día martes nos emocionamos incluso hasta las lágrimas. Cómo no celebrar la oportunidad de estar a dos partidos de ir al mundial, si gritamos como locos el gol de Fano luego de la corrida heroica del  ‘Loco’ Vargas.

No seamos injustos con nuestros seleccionados, estoy convencido de que todos los que estaban en la cancha quisieron golear a Colombia, pero así es el fútbol, esta vez no se pudo. Tengo el presentimiento de que los “criticones” del empate no son aquellos que alentaron, apoyaron y sufrieron los partidos y fracasos de las eliminatorias pasadas.

Sin duda, tener la chance intacta de ir al mundial es un motivo por qué celebrar, pues los que hemos visto partidos de la selección solos en nuestras casas, porque nadie quería juntarse a ver a la selección eliminada, sabemos que el empate de ayer, fue el triunfo más importante de los últimos 35 años.