OPINIÓN | Moisés Rojas: Una tierra prometida

Lo que sucede es que la construcción y el traslado al Mercado Mayorista de Santa Anita es apenas una parte de la solución.
OPINIÓN | Moisés Rojas: Una tierra prometida OPINIÓN | Moisés Rojas: Una tierra prometida

Lima es una ciudad de 10 millones de habitantes que tuvo un gran mercado mayorista que alimentaba al conjunto de la ciudad. Sus alimentos llegaban a 350 mercados. Su nombre fue La Parada.

Recordemos que en el 2012, en la gestión de la alcaldesa Villarán, se dispuso el desalojo de los comerciantes de lo que se llamó La Parada y se inició el traslado al Mercado Mayorista de San Anita. Esa historia sería una página volteada si no fuera porque hasta el día de hoy existen decenas de comerciantes ubicados en los alrededores de lo que fue el mercado, convertido en un parque (El Migrante) en desuso. ¿Qué está pasando? ¿Por qué la actual gestión de Lima no ha concluido la solución de este problema?

Lo que sucede es que la construcción y el traslado al Mercado Mayorista de Santa Anita es apenas una parte de la solución. Junto a ella, la Municipalidad de Lima se comprometió a construir un mercado que llamaron “Tierra prometida”, dirigida a los comerciantes minoristas. Para tal fin, se creó un proyecto en la gestión Villarán que hace pocas semanas ha vuelto a entrar en vigencia por la aprobación del Acuerdo de Concejo 060, que restituye en su totalidad el Acuerdo de Concejo 538, emitido en el 2013. A primera impresión uno pensaría que se está retomando un proyecto que estuvo mucho tiempo encarpetado. Eso es cierto, sin embargo, no se han resuelto varias irregularidades.

Lo primero es que se sigue designando a EMMSA y a un reducido grupo de comerciantes, que llaman Comisión Ejecutiva, a pesar de que se excluye a la gran mayoría de comerciantes. La gran mayoría de las asociaciones quedaron excluidas. Y como lamentablemente manda la regla no escrita, cuando un proceso público no es abierto a todos los involucrados, entonces se convierte es una trampa, que perjudica a los no tomados en cuenta. ¿Qué necesidad de entrampar la gestión del proyecto de esta forma? No es lo único. Se suma que el terreno de “Tierra prometida” no está saneado. No existe contrato con ninguna empresa, ni permiso de construcción, pero ya se ven maquinarias ingresar al terreno. Es tan irregular, que recientemente la alcaldesa de Santa Anita ha paralizado los trabajos.

Lima necesita una gestión atenta a los aspectos sociales. Lima necesita de un espacio público como el parque El Migrante. Lima necesita que se cumpla correctamente la promesa de “Tierra prometida”.  

TAMBIÉN PUEDES LEER: