OPINIÓN | Moisés Rojas: Arriba Perú… y la transparencia

Ayer, mientras Perú se disputaba el mundial de Rusia, se debatió en el Concejo de Lima la aprobación de las bases del concurso y contrato de la concesión de la limpieza pública del Cercado de Lima. Días antes, de modo “casual”, se agendó esta importante decisión para el mismo día del partido de fútbol más importante de las últimas décadas. ¿Sospechoso? Sepa que las sesiones se llevan a cabo los días jueves, y esta vez, sin justificación, se programó un martes. ¿Una cortina de humo? Juzgue usted.

¿Qué irregularidades denunciamos? Cuatro: proceso sin transparencia, criterios de selección subjetivos, no incluye la cláusula anticorrupción y nulo respecto por los derechos laborales. Sobre lo primero, la gestión no respondió ninguna solicitud de información por parte de los regidores. Ni siquiera dejaron que representantes de los trabajadores de la limpieza pública en etapas preliminares presencien las sesiones.

Lo segundo, un criterio de evaluaciones de las propuestas recae en lo que denominan “propuesta libre innovadora”. Aquí se plantea, por ejemplo, un puntaje si cumple o no con la “viabilidad y aplicabilidad de la propuesta en la ciudad de Lima”. Lo que no se puede evaluar objetivamente. No incluyen la cláusula anticorrupción, aplicada a los contratos cuyo objetivo es ─señala Ronceros─ declarar su terminación cuando la empresa vinculada haya recibido, realizado u ofrecido alguna comisión ilegal en relación con la concesión.

¿Y los derechos laborales? Son cerca de mil las trabajadoras de la limpieza pública en el Cercado de Lima. A través de su sindicato (Sitobur), denunciaron a la Municipalidad de Lima para que esta no evada su responsabilidad como empleador. Fue así que el Poder Judicial declaró la existencia de una relación laboral, obligando a la Municipalidad a registrarlos en su libro de planillas. Y el contrato no lo contempla. Resultado de la presión, se logró que un 60% conserve su trabajo y trabaje en la nueva empresa. No obstante, el contrato señala que serán contratados en “condiciones de mercado”: no respetarán beneficios sociales obtenidos en veintiún años de luchas sindicales. Y ese 60%, por las condiciones, excluirá a las trabajadoras sindicalizadas.

Perú celebra una excelente eliminatoria, aunque en las vísperas la gestión de Lima actué cuestionablemente. Decimos “arriba Perú”, un día diremos “arriba la transparencia”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: