21 Dic, 2016

OPINIÓN | Milko Ibañez: Señora ministra, no se olvide del deporte

Debemos cambiar la visión del de­porte como industria y como parte in­tegral de la formación y la salud pública.

Por Milko Ibañez

El Gobierno nombró a Marilú Martens como nueva ministra de Educación. Desde esta co­lumna queremos hacerle un solo pedido, no se olvide del deporte.

Sus predecesores le dieron poca o cero importancia a esta parte integral de la vida de toda persona, y los proble­mas se fueron acumulando y acumulan­do, y ahí están, siguen igual.

Se nombró nuevo presidente del Ins­tituto Peruano del Deporte (IPD). El re­frescar altos cargos está muy bien, es sano pero no es suficiente. Lo que está mal, muy mal, son las estructuras y la organización en general.

Tampoco habrá un cambio sustancial si se le saca del ámbito del Ministerio de Educación (Minedu) y se le pasa a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) de donde viene. Lo que hay que hacer es mejorar las leyes, mejorar los protocolos de rendimientos de cuen­tas, y esto pasa por mejorar el mecanis­mo como se elige a las autoridades de las federaciones, que eligen a las auto­ridades del Comité Olímpico Peruano, cómo se determina el presupuesto del IPD y cómo se reparte, cumplir con las dietas del Tribunal del Deporte, mejo­rar y reglamentar la Ley de Mecenaz­go Deportivo, y así muchas cosas más.

Después de esa revisión y mejo­ramiento se puede pensar si el IPD debe estar dentro de Educación, Cul­tura, Presidencia del Consejo de Mi­nistros o formar un solo Ministerio con Educación, Cultura y Turismo, como es en España y con autonomías suficien­tes para lograr tracción en una indus­tria que hoy en el Perú no existe, en los países que le dan importancia al depor­te este contribuye con el 1.5 a 2% del producto bruto interno sólo en servi­cios ligados a esta actividad.

Debemos cambiar la visión del de­porte como industria y como parte in­tegral de la formación y la salud pública.

No nos engañemos, hemos perdi­do tiempo muy valioso en el tema de los Panamericanos, aún hoy no sabe­mos los detalles del plan maestro de­finitivo. Siguen habiendo cambios y el reloj sigue corriendo, no hay tiempo su­ficiente para integrar la infraestructu­ra a los reales requerimientos del de­porte en el Perú. Una golondrina (en este caso 2) el pre­sidente de la Copal y el presidente del IPD, Carlos Neuhaus y Óscar Fernandez, por más voluntariosos que sean, no ha­rán verano, urge cambiar las estructuras para que verdaderamente salga el sol.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: