6 Dic, 2017

OPINIÓN | Milko Ibáñez: Participemos todos

En estos momentos tan graves no hay que perder la perspectiva, la serenidad, la sensatez y sobre todo la esperanza, las crisis bien evaluadas se convierten en oportunidades

Creo que uno de los principales problemas del Perú es que todo el mundo hace política de café (que no está mal) pero no van más allá.

 

Creemos que alguien que es exitoso en el sector privado y tiene muchos y muy buenos títulos académicos ya está preparado para dar un salto a la política, creemos que el aceptar un cargo en el gobierno o pasar un periodo en el congreso, ya nos convierte de manera instantánea en políticos.

 

Bueno eso es tan iluso como creer que alguien que ha pasado toda su vida en el sector público y de la noche a la mañana acepta un importante cargo en el sector privado, ya es un ducho en las áreas de la administración de empresas.

 

Hace algunos años trabajando para una empresa internacional hubo elecciones en uno de los países en los que esta empresa tenía una sucursal, varios de los que trabajaban conmigo se tomaron uno o dos años para tomar posiciones en los diferentes ministerios, dejando buenos puestos en el sector privado, les pregunté a varios de ellos si creían que podrían verdaderamente ayudar más desde el sector público que desde su posición (a veces muy alta) en el sector privado.

 

Aquellos que me contestaron con claridad y con una visión limpia de lo que podían hacer y sobre todo cómo hacerlo, eran aquellos que así como habían sacado su DNI al cumplir 18 años, durante su vida universitaria habían elegido inscribirse y participar desde abajo en algún partido político, acudían cada vez que podían a las reuniones del partido, donde se discutía sobre el país que querían para vivir y dejar para sus hijos, ninguno de ellos era, aun cuando no había tenido nunca un cargo público, un improvisado en política, tenían bastante claro cómo era la vida en un partido y los diferentes resortes que hay que tocar para lograr consensos dentro de la civilización y la discusión pública.

 

La única manera de ser un ciudadano completo es comprometerse a participar, y esto no pasa por ser ministro o congresista, lo cual vendría a ser la culminación de una carrera exitosa dentro de un partido, usted que es un ejecutivo importante en el mundo privado y quiere dar contribuir con su país desde el lado público, empiece como comenzó su carrera profesional, desde abajo y con estructura, solo así entenderá cómo funciona el mundo del buen gobierno y dejará de ser un improvisado cuando decida participar, sumemos todos.