8 Nov, 2017

OPINIÓN | Milko Ibáñez: Millones de intereses

Dicen que la FIFA tiene sus propias reglas y que estos principios universales usados en todo país que se considere civilizado para este organismo no cuentan.

Es imposible no hablar durante estos días de fútbol, Perú juega sin su mejor Guerrero su chance ante Nueva Zelanda, por una suspensión que hasta ahora no entiendo, y confieso que no la entiendo desde que nadie es culpable hasta que se le declare tal, y en segundo lugar el procedimiento que se siguió para obtener la prueba parece haber pasado por encima todo el protocolo de seguridad.

Es decir que aún no hay un culpable, pues no ha finalizado el proceso y además la prueba sería fruto del árbol envenenado, es decir ni O.J. Simpson la hubiera tenido tan fácil.

Sin embargo, mis amigos entendidos en “Derecho del Fútbol” me dicen que la FIFA tiene sus propias reglas y que estos principios universales usados en todo país que se considere civilizado para este organismo no cuentan.

Bueno esto no extraña a nadie, la FIFA y sus procedimientos hacen que nos sintamos en el ¿siglo?, escoja usted cualquier año antes de Cristo y se acercará bastante.

Ejemplos sobran, ¿saben ustedes que Estados Unidos, el poderoso imperio yanqui y el país que más ha invertido en el soccer en los últimos años no irá a Rusia 2018 porque fue eliminado por un gol que nunca existió?

Y no se trata aquí de un gol polémico que cruzó con las justas la raya, la pelota fue al córner!!!!! y el árbitro validó el gol, al tacho 4 años de preparación y cientos de millones de inversión en nuevos estadios, medicina deportiva, nuevos campos de fútbol, y etc., etc., porque a la FIFA no le da la gana de darle cabida a la televisión (no esa tontería del VAR), sí esa con la que hoy se ve hasta el último detalle en una jugada.

Francia eliminó a Irlanda del Norte clasificó al mundial del 2010  por un gol con la mano de Thierry Henry… Maradona metió un gol con la mano en una final, el chileno Jara hizo la del dedo con Cavani y el expulsado fue Cavani.

¿El fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes?, no creo… esta semana hasta el presidente del Perú reza para que ganemos sin Guerrero y se recupere el consumo, el ánimo y la autoestima nacional, el fútbol no solo es un juego, es un negocio millonario que saca  a miles de personas del olvido y la pobreza para que sea manejado con reglas prehistóricas que a los únicos que benefician es a aquellos que lucran con la incertidumbre y la inexactitud.