28 Dic, 2017

OPINIÓN | Milko Ibáñez: Keiko y Kenji

No me extrañaría, visto el último acto de Alberto Fujimori que ambos sean dos caminos con iguales metas y con estaciones de corto, mediano y largo alcance

Cuantas interpretaciones se han dado estos días sobre la relación de estos dos hermanos y sobre cuál será el líder del movimiento que se inició con Alberto Fujimori hace 27 años y que ha sufrido muchas transformaciones a lo largo de todo este tiempo.

 

Qué duda cabe que ambos producen en la población las mismas pasiones que su padre generó, y aún genera, sean estas a favor o en contra.

 

¿Ya nadie se acuerda todo lo que decía la prensa sobre las capacidades intelectuales de Kenji?, por la décima parte de eso otras personas se hubieran refugiado en un rincón víctimas del bullying al que fue sometido, pero siguió.

 

¿Y de Keiko?, pues solo ver lo que tienen escritas las pancartas que han cargado los manifestantes anti Keiko dan vergüenza ajena, son xenófobas, misóginas, insultantes a cualquier persona humana, sea quien sea, pero siguió.

 

No me extrañaría, visto el último acto de Alberto Fujimori que ambos sean dos caminos con iguales metas y con estaciones de corto, mediano y largo alcance, solo el tiempo lo dirá.

 

Así como el papá Humala tenía 10 hijos y al menos 3 buscaban la presidencia (y según su padre fueron alimentados con esa ambición), entre los fujis sucede igual, pueden tener discrepancias, votar a veces distinto, apoyar uno una cosa, y el otro lo distinto, eventualmente, pero son animales políticos guiados por el ejemplo del padre (ojalá que solo en lo bueno).

 

Van a seguir así porque les conviene, es como jugar a place en el hipódromo, ganas premio aun llegando segundo, buscan espacios de poder y si llegan a la presidencia será el premio mayor.

 

Con Alberto afuera van a tener que afinar la estrategia (según Carlos Caro, Mario Amoretti y Domingo García Belaunde), Alberto no debe hacer política activa pues se entenderá que las condiciones para el indulto no fueron tales y podría revocarse (y PPK es un presidente muy frágil cuyo cargo pende de un hilo) y quien sabe quién será el próximo presidente (a) en este nuevo reparto de cartas.

 

Claramente Alberto no es el excéntrico (por ser pacífico) Isaac Humala (padre de diez hijos) y todo esto es más sutil, calculado en el contexto de este juego político.

 

Creo que todos los partidos deben convocar a elecciones universales para elegir sus candidatos, desde candidato a regidor hasta presidente, espero tener la oportunidad el 2021 de elegir entre un grupo de candidatos surgido de estos procesos y que acabemos con el caudillismo en el Perú.

 

No creo en las coincidencias y tiendo a ver el vaso medio lleno, creo que este momento es una gran oportunidad para el Perú de conversar sobre temas fundamentales y sobre todo de perdonar y pedir perdón, avancemos en ese camino.