22 Nov, 2017

OPINIÓN | Milko Ibáñez: Gracias TV, Gracias Cable, gracias Pizarro, Guerrero y Farfán

"Nunca ni en los mejores años de nuestro fútbol he visto tanta gente y tan variopinta vestir la camiseta de la selección peruana de fútbol..."

Han pasado casi 2 generaciones sin que el Perú asista a los mundiales, el torneo local durante todo ese tiempo ha sido una lágrima. Gracias a la globalización del cable, hemos podido por suerte disfrutar en esos años de sequía mundialista de las grandes performances de Pizarro, Guerrero y Farfán en Alemania como máximas figuras de estos últimos tiempos, y es también gracias a esa magia y esos adelantos que la afición hacia el fútbol en nuestro país se ha mantenido viva, pues todos estaremos de acuerdo con que el fútbol que se juega en nuestro torneo local es “otro deporte” al que se juega en las grandes ligas europeas.

 

Nunca ni en los mejores años de nuestro fútbol he visto tanta gente y tan variopinta vestir la camiseta de la selección peruana de fútbol, como si en ello se les fuera la piel, la esperanza, la vida.

 

Debemos darle gracias a la globalización de las imágenes y a la presencia de ya míticos jugadores como Messi, Zidane, Cristiano, Buffon, Pirlo… en nuestros televisores todos los fines de semana, que la afición en nuestro país no haya muerto, el fútbol es un juego sin fronteras en el que los ídolos de los chicos se hacen todos los fines de semana; si no fuera por el cable y su presencia cada día más cerca de todos, hace rato que en el Perú el deporte nacional sería otro.

 

Vienen tiempos más fáciles para los países que participan por un cupo a los mundiales, después de Rusia serán 48 clasificados y probablemente estemos presentes mucho más seguido que los últimos 36 años, no espero nada del torneo local, la prehistoria de nuestra liga me alejó de los estadios hace mucho tiempo, los partidos del “descentralizado” son un buen somnífero, gracias TV, gracias Cable, gracias Pizarro, Farfán, Guerrero por habernos dado alegrías con sus éxitos todos los fines de semana en ligas competitivas en equipos de primer nivel durante todos estos años de sequía mundialista, algunos llegarán a la playa y otros habrán nadado mucho para morir en la orilla, pero su aventura europea durante tantos años mantuvo viva la afición de los menores que nunca vieron a las viejas glorias, GRACIAS.