OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: Tacna vs. Arica

Ciertamente, no es una buena noticia para Tacna, que ha basado su economía en el flujo constante de chilenos que cruzan la frontera.
OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: Tacna vs. Arica OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: Tacna vs. Arica

Arica, la ciudad chilena limítrofe con Tacna, acaba de inaugurar un moderno centro comercial denominado “Mall Plaza”, un conglomerado de comercios, multicines, patios de comida, y tiendas por departamentos que se convertirá –según sus inversionistas– en la mejor competencia de la Ciudad Heroica, pues se calcula que el comercio tacneño se verá mermado en un 30% con la aparición de este megaproyecto.

Ciertamente, no es una buena noticia para Tacna, que ha basado su economía en el flujo constante de chilenos que cruzan la frontera. Según estimaciones de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Tacna, a diario cruzan el puesto fronterizo de Santa Rosa entre 10,000 y 15,000 chilenos, gastando en promedio unos USD 24 millones mensuales. Estos visitantes desembolsan en promedio USD 800,000 al día, pero en un sábado o domingo puede acercarse al millón de dólares.

Como se aprecia, un 30% de esas cifras sí que hacen un forado importante en la economía tacneña, pues muchos chilenos que antes iban por Arica, que era una ciudad aburrida, hoy contarán con un mall espacioso, con cines de primer nivel, comercios a bajo precio y atractiva presentación, un casino a todo lujo que supera largamente a los que hay en Tacna y, según los promotores de este centro comercial, a precios competitivos que nada tendrán que envidiar a los de su vecina ciudad peruana.

¿A qué viene todo esto? A lo de siempre. El año pasado, el Gobierno se vio en la necesidad de retirar proyecto de decreto supremo que permitiría la venta de terrenos en la región Tacna a las empresas de capitales extranjeros Aventura Plaza y Open Plaza. Estas empresas, de capitales chilenos, iban a construir centros comerciales como el que ayer inauguró Arica, colocando a esta ciudad como un polo de desarrollo comercial del sur.

Como ocurre siempre, muchos alzaron su voz de protesta frente al “despropósito” del Gobierno de entregar terrenos a menos de 50 kilómetros de la frontera a una empresa chilena. No, no era posible. No lo debe permitir nadie. Así, Tacna dejó pasar la gran oportunidad que Arica sí tomó y, dentro de poco se verán las consecuencias. Cuando el nacionalismo mal entendido toma forma, lamentablemente suceden estas cosas.

Evidentemente, los comerciantes que más se opusieron al asunto fueron los de los “mercadillos”, pues el mall los dejaría con pocos compradores, según ellos. Hoy, la Cámara de Comercio de Tacna lamenta esta decisión de Gobierno del expresidente PPK, pues han matado una iniciativa de inversión que Tacna necesita hoy más que nunca. Arica dio el primer paso, veremos qué sucede con Tacna. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: