14 Abr, 2018

OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: La delincuencia no nos puede ganar

¿En qué consiste esta modalidad? Se reúnen entre 80 y 100 indeseables movilizándose en autos particulares y motocicletas.
OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: La delincuencia no nos puede ganar
OPINIÓN | Martín Valdivia Rodríguez: La delincuencia no nos puede ganar

“Tsunami”, ese es el nombre de una nueva modalidad de hurto masivo que se “estrenó” en Lima esta semana y que ha dejado perplejos tanto a la sociedad civil como a la propia Policía Nacional. Nunca antes los limeños habíamos sido testigos de semejante accionar de estas bandas organizadas que sembraron el terror entre quienes se cruzaban por su camino.

¿En qué consiste esta modalidad? Se reúnen entre 80 y 100 indeseables movilizándose en autos particulares y motocicletas. Buscan un punto vulnerable de la ciudad y atacan cual marabuntas a todos aquellos que están dentro de su “radio de acción”: bodegas, ambulantes, casas, transeúntes, autos estacionados. Es decir, un verdadero tsunami (de allí su nombre) que arrasa con todo a su paso, utilizando para ello armas de fuego, cuchillos y demás objetos de ataque. La gente, como es obvio, no tiende a hacer nada frente al terror que los domina.

Esta modalidad no es nueva en el mundo. Se cree que nació en Brasil, más concretamente en Río de Janeiro, donde sucedía exactamente lo mismo: hordas atacando a turistas y caminantes, convirtiendo a esa ciudad brasileña en una de las más peligrosas del mundo. También se ha visto esta modalidad en Colombia, México y El Salvador. Lo lamentable del caso es que ya se encuentra en Lima ante la desazón y sorpresa de todos.

El hecho ha pasado algo desapercibido por el tema de la Cumbre de las Américas, el incendio del depósito clandestino de llantas de San Martín y otras noticias que han opacado a un acto delincuencial que no debe ni puede pasar por agua tibia. Lima no puede convertirse en tierra de nadie frente al progreso de la delincuencia. Ahora fue en un barrio tranquilo de La Victoria, mañana será en un mall o un centro comercial. Nadie podrá caminar tranquilo por la ciudad.

El nuevo ministro del Interior, Mauro Medina, debe poner como prioridad investigar este hecho y no dejar impune lo sucedido esta semana. La modalidad del “tsunami” no debe ni tiene que progresar, pues está en juego la ya endeble seguridad ciudadana. Es más, el propio presidente de la República, Martín Vizcarra, tiene que tomar cartas en el asunto si su ministro no puede con el tema. Lo que ha pasado no es broma. Los delincuentes, al ver que la Policía no actúa y la sociedad se paraliza por el miedo, seguirán ampliando su radio de acción y extendiendo esta modalidad a otros puntos del país. Tenemos que hacer algo. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.