5 Dic, 2017

OPINIÓN | Martín Valdivia: El renacer de la justicia en el Perú

Sin duda, el equipo especial de fiscales –liderado por Hamilton Castro– tiene en Richard Concepción un aliado que saben dispondrá con firmeza de cada una de sus acusaciones

La verdad es que al juez Richard Concepción Carhuancho no le tiembla para nada la mano. Ha demostrado a lo largo de su carrera y, en especial como titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, una firmeza cuasi militar que a muchos peruanos sorprende y agrada. Concepción no solo ha encarcelado a los influyentes empresarios vinculados a la construcción, sino que mandó a encarcelar como medida preventiva a dos expresidentes y una ex primera dama: Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Nadine Heredia.

Sin duda, el equipo especial de fiscales –liderado por Hamilton Castro– tiene en Richard Concepción a un aliado que saben dispondrá con firmeza de cada una de sus acusaciones, sin medias tintas y con la celeridad que los casos de corrupción ameritan. La aparente dureza con la que actúa el citado juez puede parecer a muchos algo excesiva, pero la situación así lo amerita. Lo de Odebrecht es el caso más sucio que ha vivido el país, envolviendo con sus tentáculos prácticamente a toda la clase política del Perú.

En cuanto a los encarcelados José Alejandro Graña Miró Quesada (expresidente del directorio de Graña y Montero), Hernando Alejandro Graña Acuña (exdirector de Graña y Montero), Fernando Martín Gonzalo Camet Piccone (presidente de JJ Camet Contratistas Generales) y José Fernando Castillo Dibós (director gerente general de ICCGSA), la situación parece compleja si es que no aceptan los cargos y colaboran con la justicia. Gonzalo Ferraro Rey, el otro implicado, pasará su carcelería en domicilio por cuanto padece de una grave enfermedad.

Ellos más que nadie saben los pormenores del soborno que recibió Alejandro Toledo, a propósito de la buena pro en la ejecución de los tramos II y III de la carretera Interoceánica Sur. Con una declaración verdadera y oportuna, tal vez logren disminuir sus penas pasados los 18 meses de prisión preventiva.

Recordemos que Toledo Manrique es investigado por recibir una coima de USD20 millones de la empresa brasileña Odebrecht para ser beneficiada en la construcción de la carretera Interoceánica Sur. Actualmente, pesa una orden de prisión preventiva contra el exmandatario, quien se halla en los Estados Unidos.

Lo que sí podemos criticar del equipo de fiscales liderados por Hamilton Castro (que aparentemente se vio presionado por la opinión pública para acusar a los empresarios), es que demuestre firmeza y convicción en sus investigaciones, tal como lo hace Richard Concepción, pues la demora en incluir a los consorciados de Odebrecht hizo que tal vez estos pusieran a buen recaudo sus patrimonios, sacándolos del país o entregándolos a terceros de confianza. Recordemos que hace más de 10 meses la exprocuradora Katherine Ampuero ya había pedido a Castro incluir a los actuales encausados y no se hizo. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.