9 Nov, 2017

OPINIÓN | Martín Valdivia: Indulto a la vista

"De buena fuente sabemos que la decisión ya está tomada hace bastante tiempo. Lo que el Gobierno busca es el momento oportuno para soltar la noticia..."

El nombramiento del actual viceministro de Justicia, Juan Falconi Gálvez, como presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, cierra un capítulo sinceramente vergonzoso para el Ministerio de Justicia, al designar –ahora sí– a una persona idónea para cumplir con esta tarea. Falconi desempeñará un papel importantísimo para el futuro indulto al expresidente Alberto Fujimori.

Y decimos que cierra un capítulo vergonzoso pues, como bien sabemos, para tal puesto se había designado al señor Orlando Franchini Orsi, un amable y discreto jubilado que de pronto se vio inmerso en un mundo de cámaras y micrófonos sin que él sepa nada. A sus 92 años, Franchini se había enterado de su designación por los mismos periodistas que le tocaron la puerta de su casa para sacarle alguna información.

“Yo no sé por qué me han nombrado. La persona que me llamó no sé quién ha sido, pero tal vez la conozco. He llegado esta mañana y ahorita estoy descansando. No se han comunicado conmigo”, señaló en su momento el apacible anciano. Y, como no podía ser de otra manera, el señor Orlando terminó por declinar a tan noble cargo y puso a disposición su nunca ocupado puesto. Su breve, brevísimo paso por la Comisión de Gracias Presidenciales, terminó tal como vino: en la nada.

Este es apenas un botón de la serie de improvisaciones de este Gobierno, plagado de burócratas incapaces que quieren ser más papistas que el papa. ¿A alguien se le puede ocurrir nombrar a un anciano de 92 años que nunca ejerció cargo público alguno para ocupar tan importante puesto?

Lo cierto es que el nombramiento de Juan Falconi cierra este bochornoso incidente (no sabemos si casual o premeditado) del señor Franchini, abriendo nuevamente las conjeturas acerca del indulto a Fujimori. De buena fuente sabemos que la decisión ya está tomada hace bastante tiempo. Lo que el Gobierno busca es el momento oportuno para soltar la noticia y esta cause el menor impacto posible. Una clasificación del Perú al mundial del próximo año sería la enorme cortina de humo que necesitaría PPK para soltar la bomba.

“Alberto Fujimori nos hizo entrar a APEC y ahora está en la cárcel, está enfermo y vamos a ver, pues, qué hacemos. Y eso será noticia en algún momento”, declaró Kuczynski durante su participación en el XVIII Foro Iberoamérica que se realizó en Buenos Aires, Argentina. El tema lo tiene presente y lo va soltando cada vez que puede, como para la gente no se sorprenda cuando llegue el momento.

Fuentes cercanas al Gobierno nos aseguran que Fujimori pasará la Navidad en su casa. Al parecer todas las fichas se están moviendo en ese sentido. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.