21 Oct, 2017

OPINIÓN | Martín Valdivia: A cumplir con el censo

Perú es uno de los pocos países del mundo donde esta medida se cumple a rajatabla

El censo nacional que se llevará a cabo este domingo viene siendo cuestionado por diversos frentes. Y uno de los mayores cuestionamientos es la orden de inamovilidad de toda la población entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde. Perú es uno de los pocos países del mundo donde esta medida se cumple a rajatabla. Incluso, quienes ya fueron censados no podrán desplazarse por la vía pública.

Sin embargo, ese es apenas uno de los cuestionamientos. Otro tema que ha dado mucho que hablar es el relacionado a la pregunta sobre el origen étnico de las personas. Así, el formulario dice: “Por sus costumbres y sus antepasados. Usted se siente o considera: 1. Quechua, 2. Aimara, 3. Nativo o indígena de la Amazonía, 4. Perteneciente o parte de otro pueblo indígena originario, 5. Negro, moreno, zambo, mulato/pueblo afroperuano o afrodescendiente, 6. Blanco, 7. Mestizo, 8. Otro”.

Según el INEI, esta pregunta se entiende como una de “autoidentificación étnica, cuyo propósito es generar información que permita formular políticas públicas inclusivas y culturalmente pertinentes”. Y acotan: “La autoidentificación étnica responde a cómo una persona se reconoce a sí misma, tomando en cuenta sus costumbres y sus antepasados, según los elementos que prefiera resaltar o revalorar de su historia de vida”.

La pregunta y sus opciones, acota el ente estadístico, fueron elaboradas y aprobadas por un comité conformado por el Ministerio de Cultura, Defensoría del Pueblo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, Unicef, Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad del Pacífico, organizaciones de la sociedad civil, representantes de los pueblos indígenas y de la población afroperuana.

Pese a las explicaciones, la pregunta no deja de cuestionar una realidad: el tema racial siempre fue y será un tema polémico en nuestra sociedad. ¿No hubiera sido mejor obviar este tipo de preguntas? ¿Cuántas personas pueden –incluso algunas ruborizándose– identificarse con tal o cual etnia? Será, sin duda, una polémica que no acabará ni en este ni en otro censo.

Finalmente, otro tema muy polémico es el vinculado a la religión. Grupos anticatólicos vienen haciendo campaña a través de las redes sociales para decirle a las personas que no cuenta solo haber sido bautizados para llamarse católicos, sino practicar los sacramentos. Si no lo haces… no eres católico. La campaña pretende que la gente no se identifique como católico y no marque esta opción.

Sea como fuere, el censo es un instrumento de importantísimo interés para el Estado y los gobiernos que lo administran. Un viejo eslogan decía: sabiendo todo lo que tenemos, sabremos lo que nos falta. Y, aunque nos moleste no poder salir de casa o renegar por ciertas preguntas que pueden parecer incómodas, acatar el censo es deber de todo peruano. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.