13 Nov, 2017

OPINIÓN | Martín Valdivia: Controversias del fiscal de la nación

Pablo Sánchez, no es claro en precisar que las empresas socias o consorciadas de Odebrecht (Graña y Montero, JJ Camet, entre otras) vienen siendo investigadas

El fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, no es claro en precisar que las empresas socias o consorciadas de Odebrecht (Graña y Montero, JJ Camet, entre otras) vienen siendo investigadas por los fiscales que ven el caso Lava Jato. Con estas afirmaciones pretende “limpiarse” de los severos cuestionamientos que le viene haciendo Fuerza Popular, agrupación política que lo acusó constitucionalmente por no tocar ni con el “pétalo de una rosa” a los socios de la construcción.

Y fue la exprocuradora ad hoc, Katherine Ampuero, quien se encargó de decirle ayer en una entrevista en radio Exitosa, que el fiscal de la Nación no dice la verdad, pues para que una empresa como Graña y Montero sea incluida en el proceso, se necesita abrir una investigación fiscal. Y eso no ha sucedido. Es más, Ampuero aseguró que el fiscal que ve el caso Lava Jato, Hamilton Castro, le negó hasta en tres oportunidades el pedido de abrir una investigación fiscal a las empresas consorciadas. ¿Sospechoso, no?

Ayer un programa televisivo entrevistó al fiscal de la Nación y al fiscal del caso Lava Jato, Hamilton Castro, insistiendo este último que Graña y Montero y las demás consorciadas sí eran investigadas, dejando más dudas que certezas. Lo real y concreto es que a Graña y Montero no le quedó más remedio que ventilar su situación en sus propios medios para que se diga que ellos son “transparentes” y que se someten a la justicia.

Es claro que si no hubiera surgido la acusación constitucional no se hubiera tocado los intereses de la constructoras, a estas empresas jamás se las hubiera incluido en las investigaciones porque lanzaban a los cuatro vientos ser inocentes. En todo momento Graña y Montero trató de pasar de costado frente a las acusaciones de Jorge Barata, representante de Odebrecht en el Perú, quien reveló hace unos meses que esta empresa conocía de primera mano el pago de sobornos para ganar las licitaciones de megaobras como la Interoceánica, Línea 1 del Metro, Evitamiento del Cusco y la Costa Verde.

Ocultar lo evidente será muy complicado para el fiscal de la Nación y para sus fiscales que ven el caso Odebrecht. La fuerza de la denuncia hará que, efectivamente, se llegue a investigar a estas empresas. La opinión pública y la propia justicia así lo reclaman. Estaremos atentos frente a esta denuncia y de qué manera prospera. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.