OPINIÓN | Martín Belaunde Moreyra: El referéndum

Existe el criterio general que el Presidente Vizcarra en su Mensaje a la Nación del 28 de julio último descolocó a la bancada fujimorista con su propuesta del referéndum...

Existe el criterio general que el Presidente Vizcarra en su Mensaje a la Nación del 28 de julio último descolocó a la bancada fujimorista con su propuesta del referéndum. Ha habido algunas críticas en sectores políticos del fujimorismo y también de otras tiendas motivadas por consideraciones doctrinarias. Algunos la han calificado como una maniobra populista. Fundamentalmente insisten en que la iniciativa del referéndum debe venir del Congreso y no del Ejecutivo. No encuentro mucha validez en semejante punto de vista si bien concuerdo que semejante iniciativa debe ser materia de una ley aprobada por el Poder Legislativo, no tanto porque la Constitución así lo indique expresamente, sino por una coordinación democrática entre poderes del Estado.

Curiosamente el artículo 32 de la Constitución referido al referéndum no establece como requisito que sea previamente autorizado por el Congreso mediante una norma legal. No así el artículo 206 sobre la reforma constitucional, en el cual se indica que para llevarla a cabo “debe ser aprobada por el Congreso con mayoría absoluta del número legal de sus miembros y ratificada mediante referéndum”. Alternativamente puede prescindirse del referéndum “cuando el acuerdo del Congreso se obtiene en dos legislaturas ordinarias sucesivas con una votación favorable en cada caso, superior a los dos tercios del número legal de congresistas”. Luego se indica que la “ley de reforma constitucional no puede ser observada por el Presidente de la República”, quien de acuerdo al párrafo siguiente es el primera persona facultada para formular esa iniciativa con la aprobación del Consejo de Ministros. Entonces no cabe duda alguna que él puede plantear esa modalidad de reforma constitucional.

¿Pero qué materias pueden ser objeto de referéndum? El artículo 32 ya citado señala cuatro, entre ellas la modificación total o parcial de la Constitución y la aprobación de normas de rango legal. En el último párrafo de dicho artículo se indica que “no pueden ser materia de referéndum la supresión o la disminución de los derechos fundamentales, ni los tratados internacionales en vigor”. Esta norma elimina cualquier posibilidad de que se restablezca la pena de muerte mediante referéndum e igualmente que el Perú se retire de algún tratado, con lo cual el Estado se encuentra impedido de denunciar el Pacto de San José por esa misma vía, como algunas personas sostienen sin haber leído la Constitución. El Perú no puede salirse de la Corte IDH utilizando el mecanismo del referéndum.

Entonces este análisis lleva a la conclusión de que el Presidente Vizcarra está facultado para plantear a través de un referéndum el cambio de los integrantes de los CNM así como los requisitos para su nombramiento e igualmente los requisitos para la designación de los magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público. Lo mismo cabe decir de la restauración del Senado y de la no reelección de los Congresistas. Ambas propuestas son polémicas y no existe un consenso acerca de las mismas, pero el Presidente tiene la facultad de proponerlas al Congreso, para que sean aprobadas a través de una reforma constitucional y ratificadas por un referéndum. El camino es simple y complicado a la vez. Negociar hasta el cansancio para que se apruebe una norma que satisfaga a todos los grupos políticos, pero en especial a la opinión pública. ❖

TAMBIÉN PUEDES LEER: