OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: Otorongada

¿No les parece muy casual que se renueven televisores justo ahora que arranca el mundial en menos de un mes?
OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: Otorongada OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: Otorongada

En un momento en que el país no pasa por una buena situación económica y el Gobierno se empeña en crear nuevos impuestos para sacarnos más plata, resulta poco elegante que el Congreso de la República se afane en comprar bienes hasta cierto punto, suntuosos, que tenerlos o no da lo mismo para los congresistas, pero que para el Tesoro Público significa mucho en épocas de austeridad.

Pese a un comunicado del propio Congreso y a las mil maneras de justificar este gasto  de S/ 254,346.00, habría sido conveniente que se desistiera por ahora en realizar estas compras que, si bien ya fueron presupuestadas, no se condicen con la política de ajuste de cinturones que debería primar en el sector público. A los contribuyentes, es decir, a los que pagamos nuestros impuestos a la SUNAT, no nos agrada nada este tipo de dispendios que se realizan precisamente con nuestro dinero.

¿No les parece muy casual que se renueven televisores justo ahora que arranca el mundial en menos de un mes? ¿Acaso los congresistas no pueden comprar sus propios artículos (televisores, frigobares, trituradoras de papel, dispensadores de agua) con su propio dinero? ¿Tienen que succionar al erario nacional cada cosa que necesitan? ¿No les alcanza el dinero para habilitar una oficina con todas las comodidades que ellos mismos necesitan, pero poniendo de la suya?

Esta noticia se suma a otra que se dio a conocer el fin de semana, cuando nos enteramos que solo en asesores el Congreso gasta casi siete millones de soles mensuales para mantenerlos. Es decir, ¡casi 83 millones de soles al año! Cifra que hace estremecer a todos porque es un gasto que sí se puede evitar, ya que el puesto de asesor no debería ser permanente para la libre disposición de cada congresista. Además, es una manera muy asolapada de pagar favores políticos, pues está demostrado que muchos de esos “asesores” se encuentran allí por clientelaje político y no por méritos propios.

No se trata de hacer ‘bullying’ al Congreso, sino de trabajar en orden de prioridades y de comportarse acorde con la realidad del país. Despilfarrar los dineros que tanto le cuestan al Estado no debe ser tan fácil como firmar un papel para que aparezcan asesores con sueldos de más de 14 mil soles, autos, televisores, etc., etc. Hace unos días, en su presentación en el Congreso, el ministro de Economía, David Tuesta, dijo textualmente que “todos debíamos mojarnos” para pagar nuestros impuestos y recaudar mejor. Pues bien, los congresistas deberían dar el ejemplo y ser los primeros en tirarse a la piscina. Hasta mañana.

TAMBIÉN PUEDES LEER: