COLUMNISTAS

OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: Marchas y contramarchas

By Jhersson Henry Santiago Dolores

May 23, 2018

“De ninguna manera para hacer crecer la economía vamos a poner impuestos a las personas que menos tienen”, declaró ayer el presidente Martín Vizcarra, con lo que pareciera zanjar la controversia desatada al interior del Ejecutivo con las marchas y contramarchas entre el ministro de Economía, David Tuesta, y el jefe del gabinete, César Villanueva, en torno al Impuesto a la Renta (IR) a los sueldos de los trabajadores que ganan 2,400 soles al mes.

Pero la verdad de la milanesa es que el anuncio presidencial más pareciera una desesperada respuesta a la ola de protestas que distintos gremios han anunciado ya contra las alzas provocadas por el incremento del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a los cigarrillos, bebidas gaseosas, licores y combustibles.

Los transportistas amenazan con ir a un paro nacional por el alza de los combustibles, que por efecto influye en los costos de los productos de primera necesidad, sin dejar de mirar las tarifas de los pasajes, que también podrían subir en cualquier momento.

Los bodegueros no se quedan atrás y se han plegado a las protestas debido a que el incremento del ISC  los está dejando al borde de la quiebra, debido a que sus productos han subido un 10% la última semana y podrían seguir subiendo.

Vemos pues que las aguas están agitadas en el plano social y pueden agitarse aún más si los gremios en mención cumplen con sus amenazas de protesta, pues el golpe al bolsillo de los que menos tienen ya se asestó el pasado 10 de mayo con el incremento al ISC aplicado para tapar el millonario forado que dejaron en las arcas del Estado los gobiernos de Pedro Pablo Kuczynski y su antecesor Ollanta Humala.

Ante esta situación, nos preguntamos: ¿Será posible revertir el gran golpe que ya recibieron la mayoría de peruanos condenados a cubrir con su plata, como siempre, ese enorme forado?

Vizcarra dice que está aquí para trabajar por los que menos tienen. Las últimas medidas económicas demuestran lo contrario. Dice que su gestión busca ordenar la economía y dejar de hacer gastos superfluos que no benefician a la población. Eso esperamos, porque los congresistas están haciendo lo contrario con compras suntuosas, que no son de urgente necesidad.

El premier Villanueva y el ministro de Economía, a quien dicho sea de paso le enmendó la plana con su anunciado proyecto tributario para grabar los sueldos, se presentan mañana ante la Comisión de Constitución del Congreso para sustentar el pedido de facultades en materia económica que el fujimorismo, y otras bancadas, no están dispuestas a otorgárselas. Veremos si, como dice Vizcarra, se presentan alternativas que no afecten más el bolsillo de los pobres. Hay muchos intocables que deberían, con la suya, mojarse para cubrir el forado fiscal. Hasta mañana.