OPINIÓN| Luis Angeles Laynes: Incontenible ola de muerte

Cumpla su palabra.  

El macabro hallazgo del cadáver de la joven Marisol Estela Alva, dentro de un cilindro lleno de cemento, rebasa ya los límites de una ola de crímenes de género y violaciones que se incrementa de manera alarmante, sin que nadie pueda hacer algo para detenerla.Con modalidades cada vez más monstruosas, el asesino no solo acabó con la vida de la estudiante de enfermería perforándole el cuello con un arma punzocortante, sino que introdujo el cuerpo con ácido y cemento dentro del cilindro, que selló para no dejar huellas de su víctima. Es decir un  crimen cometido con premeditación, alevosía y ventaja.Pese a las marchas de protesta que incluso reclaman pena de muerte para estos asesinos, y las promesas del presidente Martín Vizcarra para enfrentar este problema, los feminicidios en el país se incrementan temerariamente en un promedio de diez por ciento al año. En lo que va de este 2018, ya por terminar, se han cometido 133 casos, doce más que el año pasado y 33 más que el 2016.

Antes de anunciar las reformas políticas y del sistema de justicia que serán sometidas a referéndum este domingo 9, el presidente Martín Vizcarra se comprometió a declarar de interés nacional y prioridad del Estado la lucha contra la violencia hacia las mujeres, que fue saludada y respaldada por el entonces fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. Sin embargo, hasta la fecha no hay nada concreto y, por el contrario, los casos son cada vez mayores.En el Cusco se dio a conocer el fin de semana, la violación y asesinato de dos escolares de 14 y 15 años de edad, cuyos cuerpos fueron encontrados en un bosque del distrito de Pichari, y en la comunidad Palestina Alta, en Kimbiri.Esperamos que luego del referéndum, sobre el cual el jefe de Estado estuvo mucho tiempo ocupado, el primer mandatario reactive su propuesta de luchar contra la violencia hacia las mujeres, que debe convertirse en una política de Estado que permita enfrentar con toda la firmeza este problema que le va ganando la batalla al país.

El presidente Vizcarra debe demostrar que aquel anuncio que hizo en el mes de junio, no fue uno más de esos que se hacen para las cámaras como tantos que suelen hacer los políticos, aquellos a quienes él critica y confronta desde hace unos meses. En las calles, el pueblo grita impotente ¡Basta ya! de tantos maltratos y crímenes contra la mujer. Es hora de tomar el toro por las astas y ponerse al frente de esta lucha. Cumpla su palabra.

TAMBIÉN PUEDES LEER: