COLUMNISTAS

OPINIÓN | Luis Ángeles Laynes: “El Perú es el que pierde”

By Miguel Angel Candia

August 30, 2018

La guerra declarada entre el fujimorismo y el oficialismo se hace cada día más agresiva, tanto que ya nadie se atrevería a predecir cuál de los dos bandos será el vencedor o vencido, pero lo que sí está claro es que el gran perdedor es el país.

Y es que tanto el fujimorismo como el oficialismo con el presidente Martín Vizcarra al frente, parecieran estar en un ring de box enfrascados en un golpe a golpe sin medir las consecuencias de este enfrentamiento.  Lo único que logran es que el país se paralice más, porque quienes tienen la responsabilidad de conducir al Perú desde Palacio de Gobierno, y los responsables de legislar están distraídos en sus asuntos particulares, mas no en lo que espera la población de sus autoridades.

Ya el pueblo mayoritariamente se ha manifestado, a través de las encuestas, que está de acuerdo con la no reelección de los congresistas, con el retorno de la bicameralidad, con la reforma del Consejo Nacional de la Magistratura y otras reformas planteadas por el Ejecutivo, pero también reclama que se ejecuten obras, que solucionen los graves problemas.

Pero eso pareciera no importar a nuestros representantes en los dos poderes del Estado, especialmente al Gobierno que defiende con uñas y dientes sus reformas con frases por demás confrontacionales, que son respondidas con el mismo tono o tal vez mayor por su oponente naranja.

Ayer el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, le respondió al jefe de Estado que no estamos en Venezuela, refriéndose al discurso que dio el día anterior en Tacna en el cual advirtió al fujimorismo que no lo van a amedrentar. Y Pier Figari, asesor de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, comparó al mandatario con el dictador venezolano Nicolás Maduro.

Niegan que busquen la vacancia presidencial, pero con sus palabras pareciera que están   generando las condiciones para ello.

Y en el otro lado, el vocero del pepekausismo advirtiendo la cuestión de confianza, que podría llevar al cierre del Congreso, si no se aprueban las reformas en los plazos planteados por el Ejecutivo.

Es momento de decirles basta, que hagan un mea culpa y dejen de lado el enfrentamiento. Recuerden que la población no los quiere precisamente por este tipo de cosas que no le hacen nada bien al país. Solo cumplan su chamba, que para eso los han elegido.