OPINIÓN | Luis Ángeles Laynes: El duro momento de Keiko Fujimori

Era una decisión previsible. La orden de 36 meses de prisión preventiva dispuesta por el juez Richard Concepción Carhuancho

Era una decisión previsible. La orden de 36 meses de prisión preventiva dispuesta por el juez Richard Concepción Carhuancho contra la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Sofía Fujimori Higuchi,  significa el más duro golpe para una agrupación política que hace pocas semanas sufrió otro duro revés, cuando se dispuso que su líder histórico, el expresidente Alberto Fujimori, deba volver a la prisión tras anularse el indulto humanitario que le concedió Pedro Pablo Kuczynski.

Un duro golpe que también soportará su familia, que hace dos semanas padeció seis días de detención preliminar que dispuso el mismo juez Concepción Carhuancho, a solicitud del mismo fiscal José Domingo Pérez, y que no sabe cuánto tiempo más deberá estar recluida en un penal, porque todo dependerá de la instancia superior que debe resolver la apelación que interpondrá su defensa.

Pero el epílogo de la audiencia celebrada ayer en la Sala Penal Nacional dejó también en evidencia la inminente caída de un partido que Keiko Fujimori, tal como siempre se enorgulleció, formó sobre la base de un paciente trabajo político, pero que hoy, con ella en desgracia, parece derrumbarse por completo por obra y gracia de sus propios integrantes.

Ayer nomás, mientras el magistrado daba lectura a su extensa resolución –duró más de ocho horas– los tres integrantes de la Mesa Directiva, Leyla Chihuán, Segundo Tapia y Yeni Vilcatoma, pedían licencia a Fuerza Popular dizque para mantener la imparcialidad en la conducción del Poder Legislativo. Una actitud similar a la que asumió primero el presidente del Parlamento, Daniel Salaverry, cuando su lideresa fue detenida preliminarmente.

Pero no solo eso, días antes el congresista Francesco Petrozzi renunció a la agrupación y se voceó desde ese entonces que otros veinte parlamentarios le seguirían los pasos.

Asimismo, anoche cuando la bancada de Fuerza Popular, con Miguel Torres y Carlos Tubino al frente, convocó a una conferencia para pronunciarse por la decisión del juez Concepción Carhuancho, se pudo advertir la ausencia de varias caras conocidas. ¿Qué pasó? Lo ideal era que toda la representación naranja se presentara ante la prensa para dar el respaldo a su lideresa, pero no fue así.

Keiko seguirá luchando por obtener su inmediata libertad vía apelación a los 36 meses que le dictó el juez, pero por lo que se advierte es que no todos sus congresistas estarán con ella en los momentos más difíciles que le toca afrontar.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: