OPINIÓN | Martín Belaunde Moreyra: Las mentiras no tienen contexto

Hoy día el Perú no debe pasar por otro proceso de vacancia. Eso equivaldría a defraudar las expectativas de la opinión pública...

Como a muchas personas que escucharon la entrevista televisiva a la señora Keiko Fujimori el domingo 26 de agosto, me sorprendió su frase relativa a las mentiras y su contexto. Para empezar, una falsedad difícilmente puede tener contexto. El diccionario de la Lengua Española define el contexto como “el entorno lingüístico del cual depende el sentido y el valor el de una palabra, frase o fragmento considerados”. Incluso ese diccionario va más allá cuando señala que es “el contorno físico de situación (político, histórico, cultural o de cualquier otra índole)”. En el caso de una entrevista política con una audiencia muy grande un domingo a las ocho de la noche, ese sería el “contorno físico” en el cual doña Keiko mencionó tal frase, refiriéndose a la serie sucesiva de mentiras, medias verdades e inexactitudes del Fiscal de la Nación Pedro Chávarry con respecto a su pasada vinculación con el suspendido juez supremo Hinostroza Pariachi.
Personalmente no discuto ni impugno –aunque no concuerdo– con la opinión que la lideresa de Fuerza Popular tenga acerca del Fiscal de la Nación. Está en su derecho de defenderlo y resaltar lo que ella considera lo mejor de la gestión que él ha iniciado recientemente. Sobre ese tema puede haber opiniones a favor o en contra porque se trata de una materia esencialmente valorativa que depende de su criterio personal. Sin embargo resalto su frase en el sentido de que “las mentiras deben ser entendidas en su contexto”. ¿Qué contexto puede tener una mentira? Evidentemente ninguno.
Una afirmación puede ser verdadera o falsa. Si es falsa, cabe refutarla aportando los argumentos y las pruebas para acreditar su falsedad. El contexto debe entenderse dentro de una afirmación verdadera respecto de la situación que le fuere aplicable. Muchas veces en el debate político se dice que tal o cual afirmación ha sido sacada de su contexto. Las normas legales deben entenderse en el contexto al cual pertenecen. Una norma sobre el Código Civil se interpreta en el ámbito de ese cuerpo de leyes y así sucesivamente. Cabe también señalar que una afirmación verdadera puede ser resaltada en un contexto no aplicable. Ese tipo de argumentos los escuchamos a diario. El contexto entonces debe entenderse como el énfasis excesivo o reducido de un hecho respecto de una determinada afirmación. Pero su validez depende de que se parta de un hecho auténtico, real, verdadero, nunca falso. En este caso, la lideresa de Fuerza Popular invirtió el orden lógico de su discurso político.
Pero pasemos a otra afirmación. La señora Keiko reveló que ella había sostenido con el Presidente Vizcarra dos reuniones en meses pasados que él negó a la prensa. No señaló que temas habían sido tratados. Simplemente manifestó que el Presidente Vizcarra no fue veraz en su negativa. El jefe de Estado retrucó que omitió decirlo porque existía entre ambos un compromiso de reserva que él no quiso incumplir. Todo esto hoy día tiene una importancia menor frente a la necesidad de que los poderes del Estado armonicen su actuación ante el pueblo soberano. Hoy día el Perú no debe pasar por otro proceso de vacancia. Eso equivaldría a defraudar las expectativas de la opinión pública en la conducción del Estado. ❖

TAMBIÉN PUEDES LEER: