12 Dic, 2017

OPINIÓN | Julio Schiappa: Sinlogismos, cuando el homo se quedó sin sapiens

Sus disparatados sinlogismos, eran, como indica el fonema, una hilarante manera de demostrar que el homo se había quedado sin el sapiens y que el absurdo

Sofocleto, el nombre de guerra de Luis Felipe Angell, escritor, fue un referente para las generaciones del 50 al 90. Uno de las más grandes humoristas del mundo, sin duda alguna.

 

Sus disparatados sinlogismos, eran, como indica el fonema, una hilarante manera de demostrar que el homo se había quedado sin el sapiens y que el absurdo, o la falta de lógica, era su más tierna compañera. Los ejemplos sobran en la vida cotidiana.

 

Seis de la tarde, un lunes, cuadra 39 de la Av. Velasco Astete en Surco, devorada por la ordalía del tráfico limeño. Una larga cola de autos tiene ya un kilómetro de largo. El origen: un camión cisterna de la Municipalidad de Surco riega los jardines de la berma central de la histórica avenida, a paso de pachocha atorando el tráfico. ¿Por qué no riegan de día? Dice el taxista que me lleva, mientras devora una empanada en tres mordiscos.

 

No tiene lógica, pero lo hace uno de los municipios más ricos de la capital. El alcalde, ex funcionario municipal, tiene la gigantesca tarea de reunir casi un millón de cristianos en la base aérea de Las Palmas. Hasta ahora no hay un solo gesto de talento para crear, aparte de cumplir con juntar a los asistentes. Sinlogismo, nada nuevo bajo el sol en un evento histórico. Al alcalde le interesa, sobre todo, dejar herederos en las próximas elecciones.

 

Diciembre 2017, cinco de la madrugada, un viernes, puerta de prevención en el Instituto del Cáncer, Luis Cáceres Grazziani. Unas 300 personas esperan en el desalmado frío limeño para ser atendidas, el público incluye enfermos graves, medio graves y terminales. Los vendedores de colas están a la orden del día y la línea de dolientes parece arrancada de los infiernos de Dante. La cola no avanza y una señora, con una venda que le cubre medio rostro, dice que solo pocos  médicos atienden en Prevención del único hospital de cáncer en el país. El Estado deja sin presupuesto las plazas de médicos del área de prevención. Los enfermos padecen aún más. Cruel sinlogismo, que quita oportunidades de vida a seres desesperados con una implacable lógica burocrática.

 

El sinlogismo presenta la ausencia de sabiduría lógica, a contramano del bien común, Sofocleto nos hizo saber sus ángulos crueles para neutralizarlo con la risa.