OPINIÓN | Julio Schiappa: Retos y riesgos, referéndum 2018

Los riesgos que el gobierno enfrentará son varios y a diferencia de los retos planteados establecen un camino parecido a una carretera de la selva...

Retos y desafíos son el día a día de un gobierno como el del presidente Martín Vizcarra, salido de una profunda crisis política y producto de la sucesión constitucional.
El primer reto es aprovechar la ventana de oportunidad del proceso electoral regional y municipal para desarrollar la consulta popular propuesta por el presidente. El espacio hasta la consulta nos permite prever que esta resultará difícil de ejecutar en tan breve plazo, pero serviría para afirmar el respaldo popular a la iniciativa y generar una voluntad de reforma que resulte irreversible.
El segundo reto que el Gobierno debe asumir es ganar a la opinión pública y la calle, multiplicando la comunicación de las propuestas expresadas el 28 de julio.
El tercer reto es desarrollar las herramientas jurídicas que hagan viables los textos de la consulta popular y las leyes de reformas constitucionales o cambios legislativos que son indispensables.
Los riesgos que el gobierno enfrentará son varios y a diferencia de los retos planteados establecen un camino parecido a una carretera de la selva, llena de curvas y mirando a varios abismos. Se pasa, pero con susto.
El primer riesgo que enfrentará el gobierno con su proyecto de reformas es que estas medidas susciten un impasse con la mayoría del Congreso de la República o con una coalición de partidos (FP más algunos grupos de oposición) que objeten aspectos como la no reelección de los congresistas o el mecanismo de referéndum.
Un segundo riesgo es que no se mantenga unificado el apoyo del país, especialmente los sectores que organizan la sociedad civil y la presencia callejera, dentro de la estrategia de “Unir a toda la Nación” que se ha adoptado. Que el pueblo hable y respalde al jefe de Estado, y lo haga fuerte, es la clave para el éxito de una serie de reformas, que son nada sin ese consenso activo de los ciudadanos.
En tercer lugar, hay riesgos constitucionales y legales que surgen del debate de las reformas y cambios que se quieren impulsar. Estos giran alrededor del proceso de referéndum, contenido específico de la reforma judicial y política, así como los procedimientos legales a seguir.
Riesgos y retos solo tienen solución fuera de la guerra que algunos parecen plantear. Y la guerra es la vía pesimista que ningún peruano, hincha mundialista, debería recorrer. ❖

TAMBIÉN PUEDES LEER: